> 04 de Febrero de 2019
“Quiero un equipo dinámico y eficaz”

Llevando adelante una ambiciosa propuesta ofensiva que intentará plasmar al frente del nuevo ciclo que se inicia en Jaguares, Gonzalo Quesada entregó las recetas de su proyecto. “Si queremos ser un equipo exitoso debemos insistir en nuestra base: una obtención y defensa sólida, para después poder jugar un rugby de ataque”, aseguró el head coach. 

En su máximo desafío profesional, Gonzalo Quesada regresó al país para ser el head coach de Jaguares en su cuarto Súper Rugby. El técnico de 44 años volcó toda su interesante teoría en una charla que le concedió al Diario Olé
 
-¿Por qué dirigir acá teniendo chances de seguir afuera, con más presupuesto y facilidades?
-Son todas razones ligadas al afecto y desafío. Ya desde el 2008 que estoy entrenando, capacitándome, consiguiendo diplomas. Como decís vos, puedo acceder a equipos con presupuestos más grandes, staffs más completos. Pero me di cuenta de que era el momento de volver.
 
-El plantel de Jaguares es el mismo que Los Pumas. Justo en año de Mundial, y vos, además, como parte del staff que dirige Mario Ledesma. ¿Vas a tener algún condicionamiento?
-No hay muchas situaciones donde yo tenga que pensar en Los Pumas durante esta temporada de Jaguares. Yo voy a poner el mejor equipo que me parezca, y seguramente Mario me tenga confianza.
 
-¿Cómo arrancó tu carrera como DT?
-Yo me recibí de licenciado en Administración de empresas y mi idea era laburar de eso. Cuando me llama Francia para presentar un proyecto en el 2008, yo ya había empezado a hacer algún estudio de coaching, pero no tenía proyectos. Al principio no quería agarrar, pero terminé yendo con una carpeta y la presentación en Powerpoint para mostrarles un programa de perfeccionamiento del juego con el pie. Tenía tiempo, hice todo un circo como si hubiese presentado un laburo en la facultad. Seis años de facultad me sirvieron para ser entrenador...
 
-¿Cómo llegaste a darte cuenta de que debías formarte?
-Es que ahí dije que para ser un buen entrenador, lo primero que debía hacer era agarrar las cositas de mi experiencia como jugador. Pero, sabiendo que tenía que liderar jugadores diferentes, personalidades diferentes, tenía que estudiar la parte psicológica del deporte, por qué funciona así una cosa, así tal otra. Después, la biomecánica: entender la transferencia de energía cinética en un pase, por qué es mejor hacerlo así o de otra manera... No por hacerme el nerd, sino porque quería que me fuera bien. Porque, si era solo por mi experiencia, ¿cuánto duraba?
 
¿Qué error común comete alguien que decide ser entrenador profesional?
-Lo que yo aprendí como jugador es que no quiere decir que porque jugaste bien vas a entrenar bien. El error principal es hacer proyecciones. Ex jugadores no preparados, no formados, sin las bases de conocerse a sí mismos, que no entienden la psicología del jugador, hacen proyecciones respecto de sus experiencias: “A mí me rigoreaban y jugaba mejor, entonces yo los rigoreo”. “Lo que funcionó para mí, funciona igual para todos”. Pero quizá no sos un tipo consciente de cómo tomar decisiones y qué mecanismos estás usando para tomarlas y guiar a tu equipo.
 
-¿Qué características son las principales para un entrenador?
-Para mí, el entrenador tiene ser fiel a sí mismo, a su carácter y personalidad, eso no lo tiene que cambiar. Después, tiene que saber cómo comunicarse, cómo se enseña y cómo se aprende. Hasta dónde su rol es dar instrucciones, hasta dónde darle herramientas al jugador para que descubra. Hay que prepararse.
 
-¿Qué diferencias hacés entre las distintas funciones del head coach? Manager, entrenador, líder...
-La de entrenador principal es la filosofía de cómo jugamos, cómo defendemos; la parte técnica, la de la cancha. La del manager es como una empresa: tenés a 40 jugadores más un staff de 15 personas que dependen de vos; tenés que tratar de lograr que optimicen su laburo. Hay que generar una cohesión, una forma de trabajar con todos los conflictos que se puedan generar. Yo también me formé para ser manager. Tiene mucho de dar instrucciones y que cada uno conozca su rol, dar el espacio para que se apropien de ese rol. Y el de líder se da cuando vos vas llevando a cada uno en su rol a expresarse y crecer en su puesto, a aportar lo mejor de sí, que mejoren su laburo y como personas. Me parece que es hacia donde está yendo hoy el coaching de los equipos grandes. Es raro que un equipo campeón sea hoy por hoy el de un tipo que está arriba y tiene una estructura cuadrada, que da instrucciones todo el día.
 
-En cuanto a los jugadores, ¿hay diferencias con Europa?
-Es el cambio más positivo. Pensá que estuve entrenando 10 años en francés e inglés, a jugadores con culturas diferentes. Cuando tenés 12 nacionalidades, como me pasó en los últimos años, es más difícil. Pero eso me hizo crecer. El tener a todos argentinos y que están felices de estar acá es más placentero. Lo que más me gusta de lo que estoy viviendo es que veo muy motivados a todos, desde el staff hasta el último jugador. Además, todo lo que viví afuera también me da la posibilidad de hacerlos descubrir cosas que no han vivido, y eso está bueno porque genera entusiasmo en ellos. El rugby sigue siendo rugby, pero encararlo con una manera de laburar como se hace en Europa, combinada con el ADN nuestro, está buenísimo. Como en todos lados, tenés el que está sin ganas, el que se está buscando club, el que no va a jugar; es la parte del manager que tenés que manejar. Pero acá siento que va a ser más fácil.
 
-¿Cuál es tu fórmula para convencer a los jugadores?
-Si hay un país en el que pasás exámenes todos los días, ése es Francia. Hacés un buen laburo tres semanas, pero le errás en la siguiente, y te dan. El respeto y la adhesión son muy frágiles allá. Ese ejercicio lo tengo bien incorporado, tenés que saber de lo que hablas y ser justo; en eso estoy tranquilo. Estuve 10 años dirigiendo en un rugby en el que tenés público, prensa, entrenadores que están sin laburo y andan dando vueltas... Y siempre pude generar un espíritu de grupo muy bueno. Si sos coherente no tenés problemas.
 
-¿Cuál será tu estilo de juego?
-La parte más alta del iceberg es un rugby de ataque dinámico, de movimiento, con vértigo y eficaz. Pero si queremos ser un equipo exitoso debemos insistir en nuestra base: somos Jaguares, un equipo argentino que, como tal, se apoyará en una obtención y defensa sólidas, para después poder jugar el rugby de ataque. No quiero ganar gracias a la obtención y la defensa, eso en el Super Rugby no alcanza. Quizá así en Francia, con un buen pateador, sobrevivís... pero no ganás nada. Yo quiero que el equipo les meta mucha presión a las defensas, pero con juego.
 
-Faltan Sánchez, Hernández, pilares...
-No estoy pensando en lo que pasó antes, hago mi evaluación de lo que tengo hoy. Laburamos juntos con Andrés Bordoy y Juan Fernández Miranda en cada uno de los aspectos del estilo de juego que queremos. Tengo fe que el equipo rendirá con los jugadores que hay. Lo mismo que los lesionados, son situaciones en las que no te podés quedar pensando mucho. Si te focalizás en lo que falta, como un amistoso más, un par de facilidades más para el análisis de video, un apertura más experimentado, o más pilares, vas mal. Éste es el grupo que tenemos y mi laburo es disfrutar de optimizarlo, mi objetivo es que juegue un gran rugby, y ojalá gane muchos partidos. Si me pongo objetivos que no pueda controlar, es imposible laburar.
 
Autor: Mundial XV
Foto: Daniel Salvatori
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.