> 10 de Septiembre de 2018
Creamos

Los Pumas tuvieron un buen nivel contra unos All Blacks imbatibles, pero fallaron en pequeñas cosas que le dieron al ganador una diferencia irreal. Frankie Deges analiza lo que dejó el partido ante el mejor equipo del mundo y la posibilidad concreta de derrotar a los Wallabies en su propia casa. 

¿Me gustaron Los Pumas? Sí. ¿Se le podrá ganar a los All Blacks pronto? No creo. ¿Podrán ganarle Los Pumas a los Wallabies el próximo sábado? Sí.
 
Estas son tres de las preguntas que contesté repetidas veces, con mayor verborragia que la monosilábica respuesta que ofrezco arriba, en las horas posteriores al triunfo de los All Blacks ante unos Pumas que buscaron como siempre y quedaron, lamentablemente, como siempre, con las manos vacías y esa sensación de no saber que más hacer para ganarle al mejor equipo del mundo.
 
Jugando bien, aun mejor que frente a los Springboks en Mendoza, embanderados en ese mantra que habla de ser mejores en todo cada día, terminan perdiendo por 22 puntos. Lo que antes hubiera sido considerado carro, hoy tenemos que aplaudir. El aplauso es por lo hecho por el equipo argentino y por lo que hacen los All Blacks.
 
No merecían un triunfo tan amplio los de negro, aunque analizando el partido es justo el resultado. Tal vez, lo que habría que decir es que merecían un poco más Los Pumas. Merecían ese try de Tute Moroni que no fue por menos de una uña de ancho. Merecían jugar diez minutos más con un jugador más tras múltiples infracciones de los All Blacks.
 
La realidad indica que el scrum no es lo que alguna vez fue y se perdió aquel dominio por siempre. Tener que ir a buscar primeras líneas a Europa nos marca que aquella vieja fábrica de producción de pilares que tenía nuestro país está en recesión, como tantas otras en una Argentina que duele.
 
Los All Blacks dominaron esa formación; generaron complicaciones sobre la pelota nacional y tuvieron mayor claridad en la propia. Hubo otras fallas, individuales, que no ayudaron a la hora de mantener esa asfixiante presión que tanto incomodó de a ratos al local en la bonita Nelson.
 
Ahí, una imperceptible ayuda del referí – en ninguna forma responsable del resultado, pero con mínimas colaboraciones que no eran necesarias – en el breakdown tuvieron ciertas libertades para enlentecer el juego argentino. Cuando el balón en el punto de encuentro salió al segundo para los All Blacks, tardaba tres veces ese tiempo cuando la posesión era celeste y blanca. No tengo claro si Martín Landajo jugó bien o mal, pero esos segundos complicaban todo.
 
Capacidad de golpe
 
Aun así, Los Pumas llegaron tres – cuatro con el de Moroni – veces al try. El primero de Ramiro Moyano fue una gema. El pase en el contacto de Javi Ortega Desio, juntando tres marcas, le dio espacio al tucumano que ni siquiera necesitó velocidad, solo calidad y capacidad individual para desarmar a tres All Blacks que querían frenarlo.
 
Desde el vestuario llegó el try de Nico Sánchez – tercer try en el Championship – donde lo que terminó tardando Landajo en sacar la pelota le favoreció al apertura en una noche en que se instaló en la cima de goleadores de Los Pumas. Gran aplauso para el apertura.
 
El scrum, que tantos dolores de cabeza trajeron en Nelson, fue el lanzamiento del try de Emi Boffelli que tomó un pase de Nico Sánchez en primera fase para golpear a los All Blacks con una línea perfecta de carrera.
 
Fueron todos buenos tries. Los de negro apoyaron seis, también buenas conquistas en las que la defensa Puma mostró falencias en el uno a uno. Dos tries en los últimos siete minutos fueron duros. Como cerró el gran relator neozelandés Tony Johnson “el resultado fue cruel para Los Pumas, pero no hay dudas de la brillantez de estos All Blacks de convertir en puntos cualquier pequeña oportunidad que tuvieron.”
 
La capacidad de Mario Ledesma para dejar mensajes claros tuvo un nuevo capítulo el sábado. “Hay que seguir trabajando en la confianza; todos los días, mentalmente,” dijo en la conferencia de prensa posterior al test, en un inglés perfecto. “En el entrenamiento, ser mejor cada día te permite creer. Ganar no te permite creer. Al menos para mí no funciona así. Para mí no crees por ganar si no que ganas porque crees.”
 
En ese sentido, explicó: “De a ratos, hoy siento que no creímos.” “Primero uno tiene que creer y tener determinación. Eso es muy contagioso. Así, tus líderes empiezan a creer.” Después habló sobre el nivel individual de sus hombres. “Siento que muchos de nuestros backs podrían haber jugado para los All Blacks hoy. Moyano hizo un gran try, Sánchez jugó bien. Bautista Delguy hizo no sé cuántos quiebres.”
 
Y finalizó: “hubo cosas positivas contra el mejor equipo en el mundo. Ustedes lo ven todos los fines de semana, pero son los mejores del mundo. Aun así, de a ratos fuimos competitivos durante períodos contra el mejor equipo del mundo.”
 
Viejos conocidos
 
Quedan atrás los All Blacks y por una semana el foco pasa a ser una Australia que Ledesma conoce bien. El verborrágico Michael Cheika, que acostumbra librar batallas dialécticas con los entrenadores rivales, ya anunció que no lo hará con quien fue su aprendiz.
 
“Cuando suene el silbato será guerra; pero antes será respeto porque somos muy cercanos. Cuando enfrentás rivales que conocés, siempre hay algo en los medios, juegos de mente. Pero no esta semana. Somos amigos…casi familia.”
 
“Será difícil pero no de una mala manera sino lo contrario porque será amistoso, una situación única que nunca viví. Seguramente nos veamos durante en la semana; ¡tengo el correo que se fue juntando en casa desde que se fue…!”
 
A este nivel, la competitividad es todo y el alumno buscará el triunfo, no por querer demostrarle nada al maestro si no por la construcción de esa confianza que va creciendo.
 
Los Pumas pueden finalmente ganarle a los Wallabies en Australia. Se podría decir que lo merecen, aunque los partidos hay que jugarlos, no merecerlos. Creer permite ganar. Si el equipo de Mario Ledesma cree, trabaja con esa confianza y les puede manejar el partido a unos Wallabies que no están en su mejor nivel, creamos que podrán. 
Autor: Frankie Deges
Foto: Zimbio
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.