> 13 de Abril de 2018
Los Jaguares, de rotation

Mario Ledesma debió apelar a un recurso que no había utilizado hasta aquí: la rotación de jugadores. Un fenómeno que persigue un objetivo que lo excede como es el cuidado del físico de un plantel que tiene una larga temporada por delante con Los Pumas como prioritarios. Mirá también >> Los especiales de Alejo. Los 15 para el sábado.

Los Jaguares no fueron a Australia a pasear. Vencer a Rebels y a Brumbies podría significar la última oportunidad de enderezar una campaña que en cuanto a resultados no ha estado, una vez más, a la altura de las expectativas. 
 
Pero a la peligrosidad que de por sí entrañan los equipos australianos no será la única complicación que deberán enfrentar. El equipo de Mario Ledesma entra también en una zona inexplorada: la rotación de jugadores y la extensión de la gira. El físico empieza a jugar un papel.
 
Desde que asumió el mando del equipo, Ledesma había sido reticente a hacer cambios tácticos. Hasta aquí, sólo lesiones o algún retoque muy específico alteraban la alineación entre un partido y otro. Los cinco cambios que introduce Mario para el encuentro de la madrugada del sábado ante Rebels en el equipo titular es el máximo por lejos que haya introducido en los siete partidos que lleva jugados.
 
Hasta aquí, el número de cambios había sido el siguiente:
De Stormers a Lions, 3 cambios: uno por lesión, uno por suspensión y uno táctico.
De Lions a Hurricanes, 3 cambios: uno por lesión y dos regresos.
De Hurricanes a Waratahs, 2 cambios: un regreso y uno táctico.
De Waratahs a Reds, no hubo cambios.
De Reds a Lions, 2 cambios: uno por lesión y uno táctico.
De Lions a Reds, un cambio: el regreso de De la Fuente.
 
Con esta metodología, Ledesma consiguió consolidar el equipo. Si bien las victorias se hacen rogar, el equipo ha dado pequeños pasos hacia adelante en distintos aspectos del juego, como la defensa, el cuidado de la pelota, el cierre de los partidos y el scrum, por nombrar algunos. En líneas generales, se ve un equipo que cuando ejecuta el plan de juego puede someter a cualquier rival.
 
En la entrevista con A Pleno Rugby, Nicolás Sánchez reafirmaba esta situación: “No está habiendo tanta rotación. Lo que dijeron los entrenadores es que el jugador que entra de afuera tiene que ser por mérito. Está bueno porque está generando una mayor competencia en todos los puestos. Venir jugando bastante te da confianza. Está bueno tener continuidad.”
 
Los cinco cambios que dispuso Ledesma para enfrentar a Rebels son tácticos. Por primera vez, entonces, se observa cómo Ledesma sacrifica una estructura consolidada en función de un beneficio superior: el cuidado de los jugadores de cara no ya a lo que a él atañe como es el Super Rugby, sino a la extensa y ardua temporada que le espera a este plantel cuando se pongan la camiseta de los Pumas.
 
La convivencia en un mismo cuerpo de jugadores de dos camisetas (Jaguares y Pumas) ha sido una de las grandes incógnitas que en los primeros dos años de permanencia en el Super Rugby ha costado resolver. La metodología de Ledesma se venía oponiendo totalmente a la rotación constante a la que apelaba Raúl Pérez en las dos temporadas anteriores.
 
Si bien en Jaguares se resguardaba al físico de los jugadores y permitía probar distintas variantes para cuando les tocara jugar en el seleccionado, no se lograba consolidar un equipo y la acumulación de derrotas terminaba socavando la mentalidad de los jugadores.
 
Claro que el control del equipo estaba bajo las órdenes de un mismo staff, en el cual Aspirina era un apéndice de Hourcade. Ledesma tiene autonomía total, pero no por ello se desentiende del objetivo superior que es el seleccionado.
 
La cuestión de la rotación va de la mano con otra que en los dos primeros años no se manejó acertadamente: cómo lidiar con la gira de mitad de temporada. En 2016 se perdieron los cuatro partidos (tres en Nueva Zelanda y uno en Japón) y en 2017 se acumularon tres caídas (todas en Sudáfrica). Las dos veces, ese cúmulo de derrotas terminó afectando el ánimo del equipo y tirando por tierra dos temporadas que habían comenzado de forma auspiciosa.
 
La administración de la reserva física es una de las cuestiones más difíciles con las que debe lidiar el plantel de elite del rugby argentino. Una preocupación que estaba presente en la cabeza de Hourcade ante la escasa rotación. La temporada, en términos globales, recién empieza. Hay que llegar enteros físicamente a noviembre, pero no se puede regalar nada ante Rebels. Un dilema más en la cabeza de Mario Ledesma.
Autor: Alejo Miranda
Foto: Agencia Big Foto
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.