> 03 de Abril de 2018
¿Qué hacemos con las reglas?

Llegó la oportunidad para que la comunidad del rugby opine sobre algunos aspectos reglamentarios de nuestro juego a través de una encuesta de World Rugby que Frankie Deges, en su columna semanal, analiza al detalle. 

Pocos deportes han ido modificando su reglamento tanto como el nuestro, que está constantemente buscando como mejorarse y ofrecer un deporte más justo, con mayor seguridad para el jugador y más vistoso.
 
La fecha de 1823 y el nombre William Webb Ellis se tomaron caprichosamente para enmarcar una historia. Quien sí tuvo un rol clave en la forma que tomó como deporte el rugby, fue el Colegio de Rugby. Cuando el football comenzaba a practicarse, las reglas a usar se convenían entre los dos equipos que competían ya que cada colegio tenía sus propias reglas.
 
Las reglas del Colegio de Rugby fueron las primeras en ponerse por escrito y por ello, se distribuyeron ampliamente entre las demás instituciones educativas inglesas. Por ello, pasó a denominarse el football que se jugaba con las reglas del colegio el Rugby Football.
 
Con el paso del tiempo, las marcadas diferencias con el Football Association hicieron que ambos deportes se separaran en el más celebrado fútbol y en nuestro rugby. Los cambios fueron muy lentos en los primeros cien años de un deporte que recién tuvo su primer encuentro internacional en 1870.
 
Hubo momentos icónicos y no es el caso hoy destacar todos, pero sí cabe mencionar cuando 21 clubes abrazaron las reglas del rugby en 1870 y cuando en 1877 se estableció el número de 15 jugadores por equipo. La evolución del rugby fue relativamente lenta, modificando más que nada el valor de sus tantos en el siguiente siglo, siendo la llamada “dispensa australiana” una modificación que en 1968 le cambió la cara al rugby ya que no permitía patear directamente al touch desde cualquier lugar del campo de juego y sólo se permitía desde dentro de las 25 yardas (pasar de yardas a metros fue otro cambio) lo que generó un juego más atractivo y de ataque.
 
En los últimos 10 años, ha habido múltiples ensayos en las reglas, algunas transformándose eventualmente en leyes y otras abandonadas.
 
Cuestión de enfoque
 
El enfoque de World Rugby ha sido mejorar un producto para que sea más atractivo, buscando mantener la esencia de la disputa del balón y con seguridad para el deportista.
 
Lo que también ha buscado fervientemente la entidad que maneja el rugby mundial es mostrarse distinta a otras instituciones deportivas.
 
Así como el fútbol se cansó de hacer ruido por su desprecio del VAR, el rugby tiene desde principio de este siglo como importantísimo aliado – más allá de que se lo sobre-utiliza – el video-ref (copiado del rugby league). Los micrófonos del rugby se usan en la transmisión; el nivel de insultos que se escucha en el fútbol hizo que no se permitiera escucharlos.
 
Democratización de las reglas
 
Otro elemento que marca una clara diferencia es la democratización de las reglas. No caben dudas de que el reglamento del rugby es complicado para el entendido, casi inentendible para el novato. Se lo redujo y reescribió recientemente para hacerlo más sencillo de comprender, jugar y referear. El rugby tiene múltiples niveles – desde el profesionalismo hasta las M8 de clubes en formación por lo que es clave tener uno que sirva para todos.
 
Ahora, elevaron esa democratización al solicitarle a la comunidad ovalada su opinión sobre la experimentación con algunas reglas y si deberían convertirse en leyes.
 
“En una rápida encuesta, el jugador, referí, dirigente, periodista y público en general, puede aportar al debate. Un paquete de once enmiendas a las leyes está siendo testeado globalmente, apuntando a un juego más simple para jugar y referear, además de promover el bienestar y la seguridad del jugador,” cuenta World Rugby en una nota publicada en su portal al arrancar la Semana Santa.
 
Son once las pruebas hechas y que ahora requieren del análisis del éxito, o no, en su implementación o prueba.
 
Mi visión
 
Completé la encuesta y les comparto mi análisis de qué ensayos deberían convertirse en ley y cuales no estoy tan convencido.
 
Yendo, entonces, en orden:
 
-El scrum sin oposición debe tener ocho jugadores - la intención de esta ley es desalentar a los equipos a jugar el scrum sin oposición al tener que sumar un jugador de los backs al scrum. Me parece perfecto. El scrum dejó de ser la fuente de disputa que alguna vez supo ser y si hay jugadores en el sin bin o expulsados en el pack, que el espacio se genere por afuera.
 
-Permitir patear al touch cuando el tiempo ha finalizado. No veo un enorme inconveniente con esto.
 
-Donde se han cometido múltiples penales, el equipo no ofensor puede elegir el que le parezca más conveniente – la intención es desalentar a los equipos de cometer ofensas reiteradas una vez que se está jugando la ventaja. Estoy de acuerdo en que sea ley, aunque creo debería aplicarse también el sinbin por penales reiterados durante la ventaja.
 
-Try penal sin conversión – apuntando a ahorrar tiempo. Estoy de acuerdo.
 
-Simplificación del Touch, 22m e ingol – apunta a que las decisiones del touch sean más simples de resolver para referís y jueces de touch e incrementar el tiempo en que el balón está en juego. No tengo posición tomada.
 
-Scrum: sin seña del referí – apunta a promover la estabilidad y justa disputa en el scrum, a la vez de darle una ventaja al equipo que introduce el balón. No estoy de acuerdo en darle más ventajas al equipo que introduce el balón. El referí debería indicar cuando poner en juego el balón.
 
-Scrum: posición del medioscrum – se busca mayor ventaja y estabilidad en la formación. Ni una, ni otra. Que el scrum sea un lugar de disputa justa.
 
-Scrum: taconeo obligatorio – promueve una justa disputa de la posesión. Contrapone lo de las ventajas que arriba se plantea. Si es por seguridad, está bien que se taconee.
 
-El tackleador debe pararse antes de jugar el balón y solo puedo hacerlo desde su lado del portón de ingreso – se simplifica el área del tackle y ruck y genera más seguridad. Todo lo que haga nuestro deporte más seguro, estoy de acuerdo.
 
-Cambio en la definición de ruck: al menos un jugador de pie y sobre el balón que está en el suelo – se busca simplificar la forma de referear esta formación y alienta una disputa más justa del balón en el ruck.
 
-No se puede patear en un ruck – se promueve la seguridad del jugador y genera consistencia. Me parece que se elimina una posibilidad más de complicar el balón en posesión del rival. No me gusta.
 
El rosarino Pablo Bouza es el único argentino que integra el grupo que, tras todos los estudios y análisis de factores y la visión general, hará las recomendaciones al Consejo de las pruebas que se convertirán en ley. Habrá que esperar unos meses y ver en cuanto estuve de acuerdo.
 
Sugiero hacer el ejercicio y aportar el pequeño grano de arena por un mejor rugby. Para ello, ingresen a World Rugby y conozcan los detalles. 
Autor: Frankie Deges
Foto: World Rugby
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.