> 05 de Marzo de 2018
Buenas y malas

El fin de semana fue a puro rugby, con el seven masculino y femenino en juego, el triunfo de Argentina XV en Brasil y la derrota de Jaguares ante Hurricanes en Buenos Aires. Frankie Deges vio todo y lo analiza en su clásica columna de opinión para Mundial XV. ¡Imperdible! 

Nunca es lo mismo ver un partido sabiendo el resultado que verlo en vivo, como tampoco es lo mismo analizar una actuación desde lo que muestra la televisión en comparación con lo que se puede apreciar en un estadio.
 
La tercera derrota de Jaguares en el Súper Rugby la vi sabiendo el resultado y habiendo leído algunas de las crónicas ya que mi sábado a pleno rugby me tuvo compartiendo el Americas Rugby Championship con los partidos finales del clasificatorio femenino menores de 18 años para los Juegos Olímpicos de la Juventud y el triunfo del equipo de seven en cuartos de final del Seven de Las Vegas. El domingo siguió con la semi y la caída en la final de Pumas Sevens.
 
Nuevamente, un sábado de rugby televisivo que por suerte comenzó con rugby en vivo en el arranque de infantiles en muchísimos clubes porteños, por lo que entre las 9 y media de la mañana y cerca de la medianoche, el rugby tuvo rol protagónico.
 
En una jornada tan ovalada, hubo buenas y malas. Vayamos por las buenas.
 
Argentina XV y un triunfo
 
El equipo de Felipe Contepomi supo antes de jugar contra Brasil por el cierre del Americas Rugby Championship que Estados Unidos ya era campeón. Fue paliza frente a Los Teros en Montevideo, con un inapelable 40 a 0 en el primer tiempo en el que todo lo que le salió a las Águilas no le salió a Uruguay. Fue 61 a 19 – nueve tries a tres – para sellar un segundo título que podría haber tenido otro campeón si en el primer partido el referí canadiense Chris Assmus hubiese tenido el mismo criterio para el scrum que el que se vio en el resto del torneo.
 
Argentina XV tuvo esa noche californiana como mínimo un try penal en el debut ante Estados Unidos que Assmus no se animó a sancionar. Fue penal, los argentinos se perdieron un try en el cierre y la derrota por siete puntos selló la suerte de un equipo que dominó claramente los siguientes cuatro partidos en los que nunca hizo menos de diez cambios en su alineación.
 
Contra Brasil, a pesar de jugar más de un tiempo con un hombre menos por la expulsión de Benjamín Espinal – bien podría haber sido solamente amarilla por un tackle peligroso – los argentinos dominaron pero se los notó entendiblemente apagados, sabiendo que el segundo puesto ya era de ellos.
 
Viva Las Vegas
 
En la semana, Santi Gómez Cora había comentado lo difícil que es ir a Las Vegas por el entorno en la previa del torneo y la necesidad de abstraerse de todo lo que puede desconcentrar, incluyendo las redes sociales.
 
Viene siendo un gran año para el equipo de seven, con medallas de plata en Ciudad del Cabo y bronce en Sydney, coronada por la plata en Vegas.
 
Todo lo que hace el seven es en silencio. Ahora, por suerte, tienen cobertura televisiva en el país lo que permite ver lo duro que es el circuito y lo que le cuesta ganar partidos.
 
No se pudo ganar un torneo por tercera vez – Estados Unidos fue más inteligente y potente en la final. Además, con velocidad como la de Perry Baker y Carlin Isles se hizo imposible.
 
No todo fue bueno en el seven de nuestro país. Las chicas menores de 18 años viajaron a Sao José dos Campos a jugar el Sudamericano que terminó clasificando a Colombia a los Juegos Olímpicos de la Juventud que se jugarán en Buenos Aires en octubre.
 
Si bien las chicas no hubieran podido clasificar por un tema de cupos olímpicos, lejos estuvieron del nivel de las colombianas que se llevaron merecidamente el título y la plaza sudamericana.
 
Más allá del resultado final – derrotas ante Colombia (26-0) y Brasil (27-0) y victorias con Chile (31-0) y Paraguay (29-0 y 22-17) – lo importante, según contaba en la semana el coach Daniel Villén, es que se están desarrollando competencias femeninas juveniles y se trabaja en la detección más temprana de jugadoras. Ahora hay una idea más clara de lo que falta.
 
El rugby porteño está en enorme deuda con el rugby femenino. Son muy pocos los clubes que le han dado cabida y eso se siente. Algo debe cambiar.
 
Jaguares sigue lejos
 
El 34 a 9 llena de bronca a jugadores, cuerpo técnico y los pocos hinchas que se acercaron a Vélez Sarsfield.
 
El equipo está lejos del nivel que debería tener por jugadores y conducción, aunque no se puede menospreciar lo que hizo uno de los mejores equipos recientes del Súper Rugby. Los Hurricanes hicieron todo bien y eso, cuando el otro equipo no consigue reducir al mínimo los errores se hace cuesta arriba.
 
Se mejoró el line después de un comienzo mal, el scrum tuvo buenas y malas, pero no hubo tries lo que levanta un signo de pregunta respecto al ataque.
 
El ataque, obviamente, es tan bueno como lo permite la defensa, pero en la capacidad de encontrar y generar espacios está la habilidad de un equipo.
 
Hurricanes encontró tries que Jaguares no suele encontrar. Para jugar con los mejores hay que poder generar eso.
 
Todavía queda crédito para el equipo de Ledesma que lleva tan solo tres partidos oficiales. Es importante que empiecen a ganar porque eso ayuda a acomodar muchas cosas, acerca la gente al equipo y se venden más entradas.
 
Llegan dos equipos australianos a casa. Ese debería ser un nuevo comienzo.
Autor: Mundial XV
Foto: Daniel Salvatori
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.