> 10 de Febrero de 2018
Inglaterra se abre camino otra vez

Floreciendo de a ratos, el seleccionado de La Rosa venció con lo justo a Gales por 12-6 gracias a los dos tries de Jonny May. Los de Eddie Jones, sin sobrarles nada, en marcha hacia la defensa de la corona del Seis Naciones.

Anscombe y Watson, en la acción más polémica del partido: ¿try o no try?
Es el campeón. El bicampeón, en realidad. Y como tal, la corona se defiende a como dé lugar. No le sobró nada a Inglaterra, más bien se encontró con un espinoso rival, que le enmarañó el partido y no lo dejó florecer. Ojo, tampoco Gales hizo mucho. En definitiva, y bajo una tenue llovizna, un partido para el olvido.

Dos estocadas de Jonny May en el arranque resultaron letales para La Rosa. En la primera, una pincelada de Farrell (kick penetrante con un rival desarmado) lo lanzó en la carrera para que entre barrenando al in-goal. Luego, una jugada de pases y pases en el contacto lo dejó solito para apoyar debajo de los palos.
 
Golpazo de los de Eddie Jones con su mejor receta: ataque efectivo, tackles sólidos. Encima, con la suerte de su lado. Porque Patchell falló un par de penales que pudo poner al Dragón en carrera con mayor antelación. No obstante, el Colorado acertó uno sobre el cierre de la etapa inicial. No mucho más. A renovar las ideas.

Con pena y sin gloria transcurrió el complemento. Lo tuvo Gales con una polémica acción en la que Anscombe y Watson disputaron una pelota en plena zona roja. El neozelandés de nacimiento pareció llegar primero, aunque el TMO no otorgó la conquista. De ahí en adelante, la nada misma. Juego cerrado.
 
La modorra la sacudió Scott Williams, que le hizo honor a su apellido y aceleró a fondo; no obstante, le patinó el embrague en los metros finales y Sam Underhill, recién ingresado, lo sacó de un lícito hombrazo al touch. En la acción siguiente, Anscombe vivió una pequeña revancha personal y achicó cifras con un penal.

Triunfo inglés y festejo moderado porque no jugó bien y lejos estuvo de su mejor versión. Punta del torneo, en marcha a un nuevo título y a sabiendas de que pronto se la jugará mano a mano con quien parece ser su piedra en el camino: Irlanda. Gales había arrancado con todo con una goleada a Escocia, aunque su fuego dorado se atizó… 
 
Inglaterra (12): Mike Brown, Anthony Watson, Jonathan Joseph, Owen Farrell y Jonny May; George Ford y Danny Care; Sam Simmonds, Chris Robshaw y Courtney Lawes; Maro Itoje y Joe Launchbury; Dan Cole, Dylan Hartley (cap) y Mako Vunipola.
Entrenador: Eddie Jones.
Ingresaron: Jamie George, Alec Hepburn, Harry Williams, George Kruis, Sam Underhill, Richard Wigglesworth, Ben Te'o y Jack Nowell.

Gales (6): Gareth Anscombe; Josh Adams, Scott Williams, Hadleigh Parkes y Steff Evans; Rhys Patchell y Gareth Davies; Ross Moriarty, Josh Navidi y Aaron Shingler; Alun-Wyn Jones (cap) y Cory Hill; Samson Lee, Ken Owens y Rob Evans.
Entrenador: Warren Gatland.
Ingresaron: Elliot Dee, Wyn Jones, Tomas Francis, Bradley Davies, Justin Tipuric, Aled Davies y George North.
Suplente: Owen Watkin.

Tantos en el Primer Tiempo: 2', Try de May (I); 20', Gol de Farrell por Try de May (I), y 24', Penal de Patchell (G).
Resultado Parcial: Inglaterra 12 - Gales 3.

Tantos en el Segundo Tiempo: 35', Penal de Anscombe (G).

Cancha: Twickenham, Londres.
Árbitro: Jérôme Garcès (Francia).
Asistentes: George Clancy (Irlanda) y Nic Berry (Australia).
TMO: Glenn Newman (Nueva Zelanda). 
Man of the Match: Mike Brown (Inglaterra).
 
Autor: Mundial XV
Foto: NatWest 6 Nations
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.