> 25 de Diciembre de 2017
El ave fénix del rugby argentino

Old Georgian fue un club glorioso en el pasado y fue cuna de muchos jugadores que desfilaron por Los Pumas, pero en 1979 dejó de formar parte de la UAR y muchos olvidaron sus hazañas. Sin embargo, gracias a un grupo de amigos, volvió y de a poco crece en el rugby de la URBA.

Volver a nacer. Segunda Oportunidad. Resurgir de las cenizas. La historia de Old Geogian encaja perfecto en cualquiera de estos titulares.
 
Luego de 106 años de una fructífera historia, el club que fue uno de los precursores del rugby argentino, se desafilió de la UAR en 1979 por la falta de jugadores. 
 
Empezó a jugar en 1935, en la tercera división, y se coronó campeón en primera en 1937, 1938 y 1939. En ese entonces se lo describía como El 'Equipo de Todos los Talentos'.
 
Treinta y dos años después, en 2011, la división de Menores de 16 años jugó defendiendo los colores del OG y el club resurgió. Gracias a cuatro amigos, dio el primer paso en este camino que hoy cuenta con más de 100 rugbiers entre juveniles y mayores. 
 
Una noche de 2010, en la sede central del histórico club fundado en 1908, Isidro Couñago, Franco Di Pace, Manuel Zaratiegui y Nash coincidieron en la idea de armar un equipo de ex alumnos con seriedad y continuidad. Así fue que, envalentonados con su objetivo, recurrieron a los dirigentes del club. 
 
“Cuando egresabas del colegio te quedaba ese gustito de querer seguir jugando, de seguir en contacto con el rugby y con tus compañeros del equipo de primera. Pero era difícil organizar partidos, reunir a los jugadores y coincidir en el calendario”, describe Stanley Nash, egresado en 2008 y uno de los precursores de la idea.
 
Un esfuerzo que luego de seis años tuvo su recompensa. La primera división consiguió el ascenso de tercera a segunda división del torneo de la URBA al vencer a San Miguel. El primer paso para un club que respira rugby y pretende seguir creciendo.
 
De los 30 jugadores egresados que comenzaron este camino hoy son 125, sin contar las inferiores. Se sembró la semilla y todo empezó a aflorar. Generó contagio, ganas de pertenecer, de estar. Con el correr de los años la cancha que alquilan al colegio, ubicada en un sector del campo de deportes, tuvo luces, bancos de suplentes y este año lograron construir los vestuarios y el quincho. 
 
“Contagia, se está generando identidad de club, como en los mejores años cuando el club pertenecía a la UAR, habían surgido seis Pumas y ganaba los torneos”, dice emocionado Roberto Watson, presidente del momento de la refundación del rugby en el OG Club. “Ser pocos es nuestro ADN porque sabemos que los que estamos vamos a estar siempre. Eso es lo que queremos contagiar”, añade Franco Di Pace, capitán de la primera.
Autor: Mundial XV
Foto: Old Georgian
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.