> 16 de Noviembre de 2017
La mejor sede

En Londres se definió quien será el anfitrión de la Rugby World Cup 2023 y rápidamente estalló la controversia por el proceso de selección. Frankie Deges intenta explicarlo y asegura que Francia organizará, nuevamente, un gran Mundial. 

Francia 2023 será una fantástica Rugby World Cup. Sudáfrica 2023 hubiera sido una fantástica Rugby World Cup. Irlanda hubiera sido una fantástica Rugby World Cup.
 
Cuando Bill Beaumont, un par de minutos después de las 13, hora londinense, del miércoles anunció que la sede del mundial que sigue a Japón será Francia, hubo decepción en irlandeses y sudafricanos, pero el destino elegido asegura un evento inolvidable.
 
Mucho se escribió en las redes sociales sobre cómo fue la decisión, habida cuenta de que un informe independiente había recomendado a Sudáfrica como la mejor de las tres potenciales sedes. Si bien no era una decisión vinculante, todo hacía indicar, por cómo se desarrolló el proceso aprobado por el mismo Consejo de World Rugby – con representantes de las tres uniones que competían por recibir al mundo dentro de seis años – que la recomendación independiente sería muy importante.
 
Hubo una ventana de dos semanas entre la presentación del informe, publicado abiertamente para que nadie tuviera dudas de la cristalinidad del proceso, y la decisión final, tomada por el Board de World Rugby en el Royal Kensington Hotel, en el centro de Londres.
 
Enojos y dudas que persistirán
 
Francia e Irlanda expusieron sus diferencias con el informe en tonos poco agradables y luego hubo negociaciones de las que poco sabremos.
 
Al ser votos secretos se entiende que SANZAAR votó en bloque por una Sudáfrica que pasó la primera votación junto a Francia, quedando fuera de la lucha Irlanda.
 
Allí, los votos europeos – salvo el galés, aparentemente por el rápido pase de facturas de Irlanda a su vecino celta – se volcaron hacia los franceses. Se ha dicho que Rugby Africa votó por Francia en vez de su candidato regional habida cuenta que el presidente vive en Francia y es muy amigo de la Federación Francesa de Rugby. Nunca sabremos.
 
De paso, vale este cuento. Cuando se definió la sede para Nueva Zelanda 2011 competía con Japón. Las cuentas posteriores dieron a entender que Asia Rugby habría votado por ir al país de los All Blacks. El presidente de la asociación regional era, justamente, ¡un kiwi! Nuevamente, nunca sabremos.
 
Este tema no desaparecerá rápidamente por más que World Rugby y su subsidiaria Rugby World Cup hayan explicado el proceso con debida antelación y nada se salió de lo acordado. Defendieron en la conferencia de prensa lo decidido y lo importante es que el voto fue contundente y decidió que será en Francia.
 
Los mejores recuerdos
 
Juntar en la misma oración Rugby World Cup y Francia trae para los argentinos los mejores recuerdos de la gesta del 2007. Ayudaba el contexto del país – si bien había dudas incipientes, el gobierno de Kirchner permitía darse los lujos de viajar – y mucho más el equipo que, contra muchos pronósticos – prometo que escribí en la previa que esos Pumas podían llegar a semifinales, pero los veía ganándoles a los All Blacks, cosa que luego hicieron los franceses – se quedó con la medalla del tercer puesto.
 
Caminar por Champs Elysees, la fantástica avenida parisina que arranca en Place de la Concorde en una punta y termina en el Arc de Triomphe, era encontrarse con argentinos. O escucharlos. Nunca silenciosos, los hinchas de Los Pumas llegaron a hacer un banderazo a ese ícono parisino en el que desembocan doce avenidas.
 
Llegaron cómo pudieron. Tengo un amigo que vendió el auto, llegó a Madrid y se subió a un micro para llegar al Mundial que no podía perderse. A otro lo acompañé a la estación del Metro para comenzar su viaje de regreso y decidió en las escalinatas que no se podía perder la semifinal; y se quedó una semana más…en el piso de mi habitación. Fueron sueños ovalados cumplidos para muchísima gente.
 
Tuve la suerte de estar en ese torneo desde unos días antes hasta 48 horas después de la final. Pude comprobar que es mentira que los franceses son malhumorados, salvo después de perder con Los Pumas, y reafirmar que Francia es un país para recorrer, descubrir, disfrutar. Su gastronomía, sus playas, sus paisajes, sus monumentos, sus museos. Y su rugby.
 
No por nada es el país de rugby que mueve más dinero en nuestro mundo oval. Parte de esa razón, y sus promesas financieras, inclinaron la balanza a la hora de votar. Al tener tres países que daban por asegurada – y nadie lo duda – la pata rugbística, no está mal que RWC haya elegido entre otras cosas por el beneficio económico.
 
Todas las inversiones de World Rugby, sus planes estratégicos, sus torneos están sustentados en lo que genera Rugby World Cup cada cuatro años. No entender eso es no entender cómo funcionan las grandes asociaciones deportivas. FIFA con el Mundial, el Comité Olímpico Internacional con los Juegos por nombrar a las dos más importantes.
 
Francia 2023 es un gran proyecto que ahora comienza a tomar forma. Será un fantástico evento. Es, indudablemente, una gran elección. Cómo lo hubiera sido Sudáfrica. Cómo lo hubiera sido Irlanda.
Autor: Frankie Deges
Foto: FFR
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.