> 03 de Noviembre de 2017
El Mundial empieza hoy

Se anunciaron las fechas y sedes de los cuatro partidos de Los Pumas en Rugby World Cup 2019. Japón espera a unos Pumas que necesitan, rápido, revertir una actualidad desfavorable. En dos años, integran el Grupo de la Muerte. Así lo analiza Frankie Deges

Es como dice la gacetilla de World Rugby: la preparación para el Mundial comenzó hoy al anunciarse el calendario de partidos para lo que será el ingreso en un continente tan alejado como distinto al nuestro.
 
Japón 2019 será nuevamente una gran experiencia mundialista que merece ser vivida, sea in situ para los afortunados que puedan hacer el eterno viaje hacia el aeropuerto de Narita, puerta de ingreso del país, o quienes deban vivir pendientes del cambio de hora para seguir a unos Pumas que tienen poco menos de dos años para encauzarse.
 
Hay mucho rugby por delante, pero sobre todo muchas decisiones que tomar tanto desde lo individual – hay jugadores en proceso de definir sus futuros contractuales con la Unión Argentina de Rugby, o no – como institucional – la gran duda sobre si los jugadores que están en Europa podrán volver o no al seleccionado, y sobre todo si seguirá o no Daniel Hourcade al frente del equipo nacional.
 
El fixture que se anunció hoy parece ser generoso con un equipo que por propia ineficacia quedó en el tercer lote de equipos a la hora del sorteo en mayo de este año y tendrá lo que seguramente sea el grupo de la muerte con Inglaterra, Francia, Estados Unidos y Tonga.
 
Rugby World Cup es un monstruo que no para de crecer y en su crecimiento va corrigiendo el curso. Así, se trabajó mucho para darle la mayor posibilidad de competir a los equipos del Tier 2. Desde la previa con millonarias inversiones en el alto rendimiento y en la ampliación del calendario internacional; en lo específico de Rugby World Cup 2019, diagramando un fixture más justo que les permita ser más competitivos ante los mejores.
 
Justamente el grupo de Los Pumas, el C, tiene tres equipos del Tier 1 (top 10) y dos del segundo lote. Estos están intercalados, generando distintas lecturas respecto a cómo utilizar el equipo.
 
El orden de los partidos, para hacer más sencillo este análisis, es el siguiente: sábado 21 de septiembre, frente a Francia en Tokyo Stadium; sábado 28 de septiembre, frente a Tonga en el Hanazono Rugby Stadium de Osaka; sábado 5 de octubre, frente a Inglaterra nuevamente en el Tokyo Stadium, terminando la primera fase cuatro días más tarde en el Prefectual Kumagaya Rugby Grounds frente a Estados Unidos.
 
¿Será Daniel Hourcade el heach coach? Quien se ocupe de conducir el equipo, deberá determinar cómo y cuando rota sus jugadores. Obviamente, los dos encuentros claves del grupo son en el debut y dos semanas después contra los europeos Francia e Inglaterra.
 
Tonga, rival duro pero por demás accesible por su propia ineficacia y desorden, es un partido como para que integrantes del plantel que no están en el quince ideal tengan su chance. Claro que con una semana entre partido y partido, el tiempo para recuperarse es suficiente como para volver a poner el mejor equipo y así seguir trabajando de cara a lo que será casi un octavo de final contra los ingleses.
 
Ni Francia, ni Inglaterra, ni Argentina deberían, en los papeles y viendo esto hoy, perder con las águilas – de montaña en el caso de Estados Unidos, de mar para los tonganos.
 
Eso sí, estos rivales pueden ser claves a la hora de los puntos bonus, pero no mucho más que eso; son, en definitiva, encuentros que hay que jugar en el potencial camino a cuartos de final.
 
En RWC 2015 cuando el equipo de Agustín Creevy terminó en cuarto lugar se dieron varios factores que parece no estarán presentes cuatro años más tarde.
 
Primero, la zona era más accesible en el camino a la etapa de definición. Los All Blacks eran el equipo imposible, los otros tres partidos eran considerados ganables. Así fue.
 
El cuarto de final era con un viejo conocido, Irlanda. Era a matar o morir, pero por cómo se fue dando el torneo, Los Pumas llegaron en una situación favorable. Aun así, jugando un partido inolvidable, si a ‘Cumpa’ Herrera no le perdonaban la vida con una segunda amarilla que se merecía, tal vez la historia era otra.
 
Finalmente, el Huevo Hourcade y Cía. le imprimieron un estilo de juego que sorprendió a propios y extraños.
 
Ya hemos dicho que la zona es muy distinta a la de Inglaterra. Cuesta ahora pensar en un potencial cuarto de final sabiendo lo difícil que se presenta este Mundial 2019; habrá que ver con qué se puede sorprender a los rivales en Japón.
 
La última vez que Argentina no salió de la zona de grupos fue en 2003, con un equipo que merecía más desde lo dialéctico. Aprendieron las lecciones y en 2007 se volvieron con la medalla de bronce.
 
El último Mundial fue muy positivo, no así el período posterior en el que se ganó poco.
 
Para el hincha, participar de Rugby World Cup es un viaje inolvidable. Cada uno de los destinos previos tuvo y tiene su energía. Japón será muy distinto a todo lo anterior.
 
No tuve la suerte, aún, de visitar el país del sol naciente, pero todos los que conozco que si han ido hablan maravillas de un país con un idioma para nosotros imposible, con una cultura distinta y con hábitos culinarios diferentes. Sumado a todo esto, que sea en el marco del mundial de rugby hace que lo que cueste viajar hasta allí no sea gasto, ¡más bien inversión!
 
El puerto de ingreso será también sede de dos partidos, jugando en el Tokyo Stadium para 50 mil espectadores. Un tercero es en las afueras de la capital del país, mientras que para el partido con Tonga habrá que trasladarse los 500 kilómetros hasta Osaka.
 
Los hinchas argentinos le aportarán calor y color adonde sea que vayan; la planificación ya empieza y habrá que tenerle fe al equipo para pensar que el Mundial, visto desde una televisión o en las gradas de los estadios japoneses va a ser muy bueno.
Autor: Frankie Deges
Foto: Mundial XV
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.