> 19 de Septiembre de 2016
Inentendible e inapelable

Los Pumas cayeron frente a los Wallabies en un partido que parecía, a priori, accesible. En su habitual columna semanal en Mundial XV, Frankie Deges intenta encontrar las causas de un rendimiento irregular que complica pensando a futuro. 

Creo que coincido con la gran mayoría de los que amanecieron ilusionados el sábado con que nos quedó rondando un enorme signo de pregunta. Yo fui de los que pensaba, soñaba, esperaba, que Los Pumas pudieran finalmente ganarle a los Wallabies en Australia, pasar al segundo puesto del Rugby Championship y encarar la última, y complicada etapa, con un envión positivo.
 
Doce minutos después de empezado el partido, todo eso se había desmoronado tan rápido como esos tres tries que lastimaron el temple de un equipo que en lo que venía diciendo y haciendo durante la soleada semana de Perth apuntaba para otro lado.
 
Me quedé claramente sin respuestas un rato más tarde cuando viendo a mis hijos en infantiles, cual oráculo, me preguntaban qué había visto. La gente comentaba extrañada lo que había sido un partido inesperado.
 
A favor, hay que decir que ninguno habló de teorías conspirativas como en otras épocas que las derrotas tenían razones que comenzaban fuera de la cancha. Lo más importante es que, se me ocurre a la distancia, es un grupo sólido y determinado que no tuvo un buen partido.
 
Karma negro y azul
 
Mientras la segunda etapa del Rugby Championship siga poniendo a los All Blacks antes que los Wallabies en el calendario, el costo a pagar será seguir sufriendo en Australia. Evidentemente, jugar contra los de negro tiene una carga muy negativa, bastante más allá del resultado que siempre, indefectiblemente, es en contra. 
 
¿Qué es lo que hacen los neozelandeses para chupar energía, agotar la mente y el cuerpo, en solo 80 minutos? Difícil de entender, pero hay definitivamente algo. Como con las brujas, uno puede no creer pero que las hay ¡las hay!
 
Ya es tiempo, siendo parte de SANZAAR, que la UAR busque los mecanismos para revertir los dos últimos bloques del torneo. El primero es fijo por una cuestión contractual que establece que los All Blacks arrancan en Sydney el torneo. Pero, ¿cómo sería el tema para Los Pumas si en el futuro, la gira a Oceanía arranca en Australia y luego sigue a Nueva Zelanda?
 
La cuestión es que en la tierra de los canguros, las cosas nunca salen acorde al envión que trae el equipo.Encima, supongo que será también por un tema contractual que se usa la camiseta suplente, cuando evidente el azul no le sienta bien al equipo. No es necesario usarla por no haber un choque de colores – de hecho, de local se usa la celeste y blanca. Es para conformar a la empresa que viste al seleccionado. Si se vendieran de a miles cada vez que se usa, se podría entender…
 
Game, set & match
 
Claro que esto no sirve para justificar o excusar el partido que tuvieron Los Pumas. Estar 21 a 0 abajo a los doce minutos es game, set and match. Cualquier voluntad o idea de juego hace casi irremontable un partido. Hay que decirlo: los Wallabies fueron superiores a Los Pumas. Por esos tres tries en el arranque, porque fueron más inteligentes, porque supieron como jugarle a unos Pumas que no pudieron convertir en puntos la posesión que tuvieron. 
 
Ya había pasado el año pasado en la semifinal del Mundial que el análisis australiano de lo que harían Los Pumas fue acertado; esa tarde londinense también se arrancó peleándola desde atrás.
 
Argentina necesita jugar sobre la línea de ventaja pero si el medio scrum da casi invariablemente dos pasos antes de habilitar a su apertura, con una defensa que sale a atorar, se acortan los tiempos y crecen las posibilidades de equivocarse.
 
Tomás Cubelli esperó mucho volver a usar la nueve pero no aportó lo que muchos querían que le ofreciera al equipo. El cambio táctico fue negativo aunque no es el medio scrum el único responsable de la derrota. 
 
Son muchos los que quedarán expuestos en el análisis interno de un partido que, hay que decirlo, fue atípico en función de cómo venían Los Pumas en el Rugby Championship. Más allá de los ocho tries en contra frente a Nueva Zelanda, los primeros 50 minutos había permitido ilusionarse para el partido con los Wallabies.
 
Se lo extrañó a Juani Hernández que parece estar un par de pasos detrás del ritmo veloz y furioso que se plantea, pero que aporta su sapiencia y debe ser una ayuda importante en la toma de decisiones.
 
Sumar de a tres
 
Fue ese también un área que quedó en el debe. La decisión de ir al lineout en el primer penal pateable a favor, fue en mi visión un error. Con la necesidad de remontar un enorme score en contra, hay que sumar lo más rápido posible de la manera que sea. No es menos macho el que suma de a tres. Hubo dos penales que se buscaron al line y la muy buena defensa Wallaby frenó cualquier ilusión de try.
Aún sin jugar bien, se ganaron los últimos 65 minutos 20 a 15, si es que sirve de algún consuelo.
 
Queda por delante la última etapa de un Rugby Championship que empezó para la ilusión, bordea la desilusión y apuntará a la recuperación.
 
Se viene el campeón del Rugby Championship. Los All Blacks son hoy imbatibles. En un Vélez Sarsfield para el que el cartelito de entradas agotadas ya cuelga de su frente, estos Pumas deberán recapturar el buen juego que pueden hacer.
 
Un video
 
El del chico de San Cirano lo habremos visto todos. No se puede decir menos que es un pobre nabo que debe haber estado mucho tiempo en Youtube donde este tipo de estupideces suman de a miles de vistas. Sus acciones son 100% repudiables y el club reaccionó bien y esperemos que el chico y sus amigos así lo hagan. Obviamente, que cualquier acción negativa fuera de la órbita de nuestro deporte sea con el titular de rugbier duele y lastima. Por suerte la ex Presidente Cristina Elizabeth Fernández no tuvo relación con nuestro deporte, si no seríamos responsables de sus, digamos, indiscreciones.
 
Si bien uno es rugbier toda la vida, todos conocemos en nuestra sociedad ovalada gente buena y mala, noble y amoral. Lo que molesta es que expongan el buen nombre del rugby por gente que evidentemente no entendió lo que le deben haber querido enseñar muchos educadores en su club, en su colegio y en su familia. Todos entendemos una jodita…esto fue mucho más.
 
Plegaria
 
Una nueva lesión cervical en el rugby argentino golpea a todos. Esta vez fue un jugador de la primera del SIC al que le cambia la vida haciendo lo que más le gusta. Hace unos días fue en Duendes, y no es el primero ni será el último. No es la naturaleza del rugby pero es una lejana posibilidad.
 
No hay explicación ni certezas. Solo el pedido de una plegaria para que se recuperen lo mejor que puedan y que sus vidas puedan ser lo más normales posibles.
Autor: Mundial XV
Foto: Villarpress
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.