> 28 de Agosto de 2016
Un equipo con personalidad

El triunfo de Los Pumas contra los Springboks llegó una semana mas tarde pero fue tan merecido como hubiera sido la victoria en Nelspruit. Esta vez se hizo mas cuesta arriba y por ello, opina Frankie Deges, tiene un valor muy especial.

Personalidad. Eso fue lo que tuvieron Los Pumas para conseguir el primer triunfo, de local, contra Sudáfrica. Porque tuvieron todo a favor y después todo en contra, pero pudieron mantenerse en el partido cuando parecía que se iba a repetir el status quo contra los Springboks: ir ganando y terminar perdiendo (o empatando), cosa que sucedió en cinco de los partidos que jugaron contra ellos. Que en el Padre Martearena lo hayan ganado fue merecido por lo hecho y por lo que debieron soportar en el proceso.
 
El 26 a 24 es histórico porque representa la primera vez que se le gana a los Springboks en casa y porque en 23 partidos del Rugby Championship es tan solo la tercera vez que se festeja un triunfo – hubo ese empate, también con los sudafricanos en el 2012 en Mendoza. Las estadísticas contra los mejores del mundo no son positivas por lo que cualquier triunfo seguirá siendo histórico hasta que sea habitual.
 
Que haya sido el tercer pateador quien haya aportado los últimos tres puntos, los que le dieron el triunfo a Los Pumas a tres minutos del final, habla de que el plantel funcionó. Muchas veces, al usar el banco de suplentes, el equipo perdió solidez y fueron varios los partidos que se perdieron en los últimos veinte minutos. No fue así en Salta, donde no solo todo el banco de suplentes estuvo en el cierre…varios terminaron fuera de su posición habitual, agregándole mas de relato épico al asunto.
 
Rete y su kick
 
Rete González Iglesias es un enigma ya que no suele ser titular y por ello se lo ve poco y cuestiona mucho. Pero difícilmente nos olvidemos de este penal en Salta. No por el grado de dificultad, sino porque en ese momento definitorio, cualquier pateador siente que los postes se achican. La presión es gigante. Y Rete metió el penal que tenía que meter cuando todo era caos.
 
El buen entrenador planifica para las distintas circunstancias que se pueden presentar en un partido y en ese sentido, cualquier cosa que pudiera haber trabajado el Huevo Hourcade después de Nelspruit donde el partido se le había escurrido de entre los dedos a su equipo, difícilmente haya sido un escenario semejante al que terminó siendo.
 
Entre cambios y lesionados, se complicaba saber quien estaba en la cancha y de que jugaban. Al irse golpeados Nico Sánchez (mala suerte) y Juani Hernández (mala leche), el cambio habitual de Tomás Cubelli por Martín Landajo no se hizo. Entonces, Landajo volvió al puesto en el que jugó de chico, en el CASI: apertura. Javi Ortega Desio jugó los últimos minutos en el centro de la cancha, el Cumpa Herrera en la segunda línea y Guido Petti en la tercera.
 
Aún así, los Springboks salieron con mas ganas que ideas a dar vuelta el partido después de que Los Pumas había conseguido una distancia de 10 puntos; lo consiguieron a pesar de una oscura tarde de sus pateadores y parecía que volvía a esfumarse la chance del triunfo.
 
Garcés…Garcés
 
El referí no ayudaba a la causa local; si bien el francés Jerome Garcés no tuvo un buen partido – y sin la eficiente asistencia del TMO que puede participar en momentos de juego sucio – es ilógico pensar que un referí, con tanto en juego en cuanto a su carrera personal, con un monitoreo enorme, pueda buscar favorecer a uno u otro equipo. Son tantas las decisiones que tiene que tomar en tan poco tiempo que, sépanlo, es imposible favorecer a un equipo por sobre el otro.
 
Olvídense de las teorías conspirativas contra nuestro país. Ahora bien, que Garcés tuvo un mal partido no creo que ni él mismo lo discuta.
 
Por de pronto, el violento Teboho Mohoje recibió un apercibimiento de SANZAAR por un tackle a la altura del cuello en el minuto 49. El oficial de citación puede citar si cree que alguna de las acciones hubiera merecido según su criterio una tarjeta roja. Lo del ala Bok fue una sucesión de acciones que individualmente hubieran merecido tarjetas amarillas – amarilla + amarilla = roja. Entonces, como ninguna en forma individual era para roja, solo recibe un chas chas en la colita.
 
Mal el referí, los linesman y el TMO. El sistema falló y Mohoje casi descabella a mas de uno. En años sin TMO, esto se solucionaba fácil en el fondo de un ruck o al costado de un maul. El mensaje hubiera bien claro para el ala. Hoy eso no pasa mas.
 
Varios frentes de batalla
 
Un buen equipo sabe que lucha contra el rival, las condiciones, las decisiones arbitrales y el reloj. Punto y aparte.
 
Entonces, Los Pumas fueron un buen equipo porque jugaron los ochenta minutos y no setenta como hace una semana; entendieron como jugarle a Sudáfrica y supieron jugar con lo que el referí cobraba. Y las condiciones climáticas fueron favorables al juego Puma.
 
La prensa sudafricana, muy proclive a defenestrar a su equipo cuando pierde, fue muy crítica con la actuación del derrotado. Hay mucho mérito de Los Pumas por dos flojos desempeños de una Sudáfrica en clara recomposición post-Mundial.
 
Aplaudamos lo que aportaron Los Pumas  al mal desempeño sudafricano. Los argentinos fueron eficientes en el line, mejoraron el scrum, y tuvieron inteligencia. Llegaron a dos lindos tries y si a Montero no se le hubiera caído el balón en el momento de apoyar, ese hubiera sido otro muy bonito try.
 
Me genera bronca que el scrum haya dejado de ser un punto de disputa del balón. Si el medioscrum puede introducir el balón a los pies del segunda línea, el rugby pierde parte de su encanto.
 
Esa posibilidad nos favoreció en el cierre del partido, con un scrum a favor. Salvo que hubiera un penal por derrumbe, cuando Garcés marcó el scrum supimos todos que el partido estaba ganado porque la pelota iba casi a donde estaba el octavo. Sirvió celebrar ese momento, pero me encantaría que la pelota fuera al medio del canal y que gane el mejor en esa formación.
 
Rompecabezas
 
Poco tiempo tiene Hourcade y Cía para festejar porque el viernes viajan todos a Auckland para preparar el partido contra los All Blacks en Hamilton. A tiempo completo trabajará el cuerpo médico para ver qué soldados se pueden recuperar.
 
Los golpes en la cabeza de Juani Hernández y Nico Sánchez son preocupantes porque por protocolo hay tiempos de regreso que no se pueden apurar. Habrá que ver la recuperación de Montero y Lavanini.
 
El largo viaje a Nueva Zelanda, por suerte en vuelo directo, es para enfrentar a los All Blacks en la tierra de los Chiefs. Los de negro están intratables y le volvieron a ganar bien a los Wallabies. Tienen todo tipo de records como locales que estiran partido a partido.
 
¿Pueden estos Pumas ganarles? Hoy día nadie puede ganarle a los All Blacks. Entonces, el objetivo tiene que estar en ser competitivos la mayor cantidad del partido posible y seguir acortando distancia con los mejores del mundo.
 
Autor: Frankie Deges
Foto: UAR
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.