> 29 de Mayo de 2012
Mucho más que un pateador

John Eales redefinió la posición de segunda línea por su despliegue y capacidad para jugar con las manos. Un dotado que llevó a Australia al período más prolífico en su historia.

En 1999, John Eales levantó por segunda vez la Webb Ellis Cup, uno de seis jugadores en repetir

Ya era una pieza importante cuando, a los 21 años, levantó por primera vez la Webb Ellis Cup nada menos que tras vencer a Inglaterra por 12-6 en Twickenham. Por entonces, John Eales ya demostraba dotes inusuales para su posición. De su mano, Australia, la más débil de las naciones tradicionales, se recibía de potencia.

Había debutado en el seleccionado unos meses antes, cuando los Wallabies vencieron a Gales 63-6 en Ballymore, Brisbane, su ciudad natal. Su carrera marcó la época más gloriosa del rugby australiano, pero su legado excede largamente los trofeos que acumula en su vitrina: Eales cambió para siempre el rol del segunda línea, a tal punto que su condición de pateador resulta anecdótica.

Extremadamente autoexigente, alguna vez respondió a una entrevista gráfica diciendo que quien mejor lo representaría en la pantalla grande era Woody Allen, y admitió que el momento más vergonzoso de su vida fue cuando un amigo le grabó su mensaje en el contestador diciendo que era el mejor jugador del mundo.

Su amigo estaba en lo correcto. Eales fue uno de esos jugadores que redefinieron las posibilidades de un puesto. Un segunda línea que no sólo dominaba el line-out, sino que también realizaba tackles salvadores contra la bandera o salía del fondo de un ruck para colocar una precisa patada al touch.

Lo más impresionante es que, a pesar de jugar en una posición físicamente intransigente, nunca estuvo involucrado en un incidente controvertido ni sus más acérrimos rivales intentaron jamás provocarlo. De la mano de Rod Macqueen, llevó a Australia a lo más alto.

En 1999 volvió a levantar la Copa del Mundo luego de vencer a Francia 35-12 en el Millennium de Cardiff. Esta vez, de manos de la propia Reina Isablel, ya que era el capitán de Australia. Bajo su liderazgo, los Wallabies ganaron el Tri-Nations en 2000 y 2001 (sus dos únicas conquistas hasta 2011) y la Bledisloe Cup entre 1998 y 2001 (la de 2002 sería el último título Aussie).

En total vistió 86 veces la camiseta australiano, 55 de ellas como capitán y dos como octavo. Anotó 173 puntos, producto de dos tries, 31 goles y 34 penales. Además, llevó a Queensland Reds a dos títulos del Super 10 en la era amateur, los únicos hasta la conquista de 2011.

Recibió la Orden de Australia por sus servicios a la comunidad y al rugby y, tras su retiro en 2001 ante los All Blacks en Sydney, se instauró la John Eales Medal al mejor jugador australiano del año, premio que ganaron jugadores de la talla de George Smith, Nathan Sharpe, Matt Giteau, David Pocock y Kurtley Beale. Su legado sigue vigente.

Autor: Alejo Miranda
Foto: Daylife
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.