> 05 de Mayo de 2012
Otro ladrillo en la pared

La contratación de Graham Henry como Asesor Técnico marca un nuevo hito en la historia reciente del rugby argentino, que se suma a la inserción en el Rugby Championship.

Graham Henry, con la Copa del Mundo de 2011

Al mismo tiempo que Roger Waters derrumba paredes en el Monumental, la Unión Argentina de Rugby (UAR) realizó un anuncio tan sorpresivo como trascendente: la contratación de Graham Henry, el entrenador campeón del mundo, como Asesor Técnico para toda el área de Alto Rendimiento.

Se trata de un hito histórico para el rugby argentino, un ladrillo más en la construcción de un edificio cuyas dimensiones aún es difícil de vislumbrar.

Desde la conquista de la medalla de bronce en Francia 2007, hecho que sin dudas significó un bálsamo, el rugby argentino no ha parado de crecer en todos los niveles.

Desde el creciente número de fichajes en todas las uniones del país, hasta el ingreso en el Rugby Championship, pasando por la creación de los Pladares, la exitosa participación en la Vodacom Cup y la contratación por parte de la UAR, por primera vez en la historia, de diez jugadores profesionales.

La incorporación de Henry constituye un eslabón más en esta cadena que tiene como fin insertarlo definitivamente en la elite mundial para pelear de igual a igual con las potencias.

El nombre de Graham Henry no podría ser más acertado en un año crítico, marcado por el ingreso en el Rugby Championship. El neocelandés no sólo se destaca por haber sido el entrenador de los All Blacks durante los últimos ocho años y por sus conocimientos específicos del juego, sino también por sus cualidades de docente, que supo sembrar también en Gales, una semilla cuyos frutos hoy, diez años después, están a la vista.

Además, es un indicador más en la decisión explícita de la UAR de alinearse con el rugby del Hemisferio Sur. En ese sentido, la llegada de Henry se diferencia de sus antecesores, el francés Fabien Galthié, que acompañó a Phelan en sus primeros dos años, y el inglés Les Cusworth, que estuvo al lado de Marcelo Loffreda en sus ocho años al frente del seleccionado.

“Tenemos que ir cambiando la mentalidad al juego de ese hemisferio, que es muy distinto al de Europa, tanto en el juego como en la mentalidad de los jugadores. No por imposición, sino porque somos parte del Hemisferio Sur y es el lugar donde nos aceptaron para ser parte del Rugby Championship”, dijo Luis Castillo, presidente de la UAR, durante el anuncio.

Pero más importante, se diferencia de ellos y de su compatriota Alex Wyllie, entrenador de Los Pumas en Gales ’99, en que no sólo asistirá al primer equipo, sino que también cumplirá funciones de coaching y capacitación en el área de Alto Rendimiento en todo el país.

Para Santiago Phelan, igualmente, significará un gran apoyo. A lo que el entrenador es capaz de dar como formador de grupos y motivación a la hora de salir a la cancha, Henry puede agregarle pautas técnicas puntuales que ayudarán a insertarse en el Rugby Championship.

“Para mí es un honor trabajar al lado de Henry. Va a ser una experiencia muy positiva. En esta etapa del rugby argentino hay que capacitarse, y para eso nada mejor que tener al ex entrenador de los All Blacks”, festejó Tati. “Tenemos que exprimirlo de la mejor manera posible. Apuntamos a incorporar aspectos técnicos relacionados al juego. Tenemos mucho por hacer, mucho por capacitarnos.”

Con la llegada de Graham Henry se abre un nuevo capítulo en el libro gordo del rugby argentino, uno más en una historia que recién empieza y a la que todavía le falta la mejor parte.

Autor: Alejo Miranda
Foto: Scrum 5
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.