> 13 de Junio de 1987
Para ponerlo en un marco

Francia y Australia disputaron una semifinal que quedó en la historia. Fue 30-24 para les Blues, que lo ganaron en la última. Los fanáticos de este deporte, agradecidos por tanto rugby.

Francia llega a la final tras un memorable triunfo ante Australia.

Fue la primera en la historia de los Mundiales, pero no por eso, deja de ser recordada. Al contrario. Porque Francia y Australia disputaron una semifinal para el recuerdo, que no será olvidada porque sencillamente tuvo de todo: emoción, giros en el marcador y, sobre todo, una exhibición de exquisito y elegante rugby.

Con jugadores del nivel de Michael Lynagh, David Campese o Brett Papworth de un lado. Del otro, los mosqueteros franceses: Serge Blanco, Charvet Denis, Patrice Lagisquet y Phillipe Sella, junto al guía Pierre Berbizier y la efectividad de Didier Camberabero. Y ellos, todos, no faltaron a la cita.

Los Wallabbies, de la mano del entrenador Alan Jones, eran uno de los grandes candidatos a quedarse con la William Webb Ellis. Además, el cruce se jugaba en el Concord Oval, de Sydney. Sin embargo, se toparon con los galos, campeones con Grand Slam incluido en el, por entonces conocido, Seis Naciones de esa misma temporada.

Fue el choque más parejo y más importante de esa Copa del Mundo. Los Aussies se pusieron en ventaja 9-0 con los penales de Lynagh y lideró siempre la chapa a partir del buen juego en conjunto y la experiencia para manejar los momentos del partido. 

Sin embargo, les Blues alcanzó a empatar el match en 24 con un penal del wing Camberabero y el tiempo suplementario parecía inevitable. Pero Francia tenía algo más por decir y ese final sería un pequeño ejemplo de lo que fue el partido. Tras un ataque de Australia, los europeos recuperaron la guinda de un ruck y desplegaron una jugada para la historia.

Doce pases, la intervención de once jugadores y una demostración de rugby integral y dinámico que llevó la ovalada a manos de Serge Blanco. El fullback se escapó por el costado izquierdo y alcanzó a apoyar en el ingoal cuando el reloj marcaba el descuento. Jugadores de ambos equipos quedaron tirados en el suelo. Algunos por emoción, otros, por desconsuelo. No hubo más tiempo, apenas para la salida. Francia estaba en la final luego de una remontada para ponerla en un cuadrito. Pasaron los años y se seguirá recordando ese partidazo.

Australia: Peter Grigg, Andrew Slack, Brett Papworth, Matt Burke, Michael Lynagh, Nick Farr-Jones, Cameron Lillicrap, Tom Lawton, Andy McIntyre, Bill Campbell, Steve Cutler, Jeff Miller, Coker Troy, Simon Poidevin

Francia: Serge Blanco; Didier Camberabero, Philippe Sella, Charvet Denis, Patrice Lagisquet; Franck Mesnel, Pierre Berbizier; Jean-Pierre Garuet Lempirou, Daniel Dubroca, Ondarts Pascal; Lorieux Alain, Jean Condom; Eric Champ, Laurent Rodríguez, Dominique Erbani.

Tantos de Francia: Tries de Lerieux, Sella, Laqisquet y Blanco. Penales (2) y conversiones (4) de Camberabero.

Tantos de Australia: Tries de Campese y Codey. Penales (3), conversiones (2) y un drop de Lynagh.

Arbitro: Brian Anderson (Escocia).
Cancha: Concord Oval, Sydney.

Autor: Juan Pablo Zenoni
Foto: IRB
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.