> 24 de Julio de 2015
En el 91, fue un duro golpe

En una nueva entrega de las Columnas Especiales de OCA camino al Mundial 2015, Frankie Deges analiza la actuación de Los Pumas en la RWC1991. Una copa para el olvido: 3 derrotas y el dolor de saber que el camino no era el correcto.
 

El segundo Mundial de Rugby estaba lejos del pensamiento de los argentinos en el arranque de 1991. El año anterior, el primero completo de la primera presidencia de Carlos Menem, había visto cómo el costo de vida aumentaba 1.350%. El país se derrumbaba y el rugby estaba alineado con la actualidad nacional.

Domingo Cavallo, Ministro de Relaciones Exteriores, reemplazó en un febrero con el 27% de inflación en Economía a un perdido Ehrman González. La mejoría fue instantánea y para septiembre, cuando Los Pumas encaraban los tramos finales de la preparación mundialista, había podido bajar esa tasa a tan solo el 1%. No vamos a analizar lo hecho por Cavallo, Menem y un gobierno que hoy criticamos a la distancia. Más sencillo el análisis será de unos Pumas que del Mundial volvieron sin triunfos.

El comienzo del fracaso en Gales, sede de los tres partidos que jugaron Los Pumas en el segundo RWC, puede remontarse a meses antes. En esa forma tan propia que tenía el rugby de dispararse en el pie y deshacer lo bueno, inició un proceso nuevo a fin del 1990.

Michingo O’Reilly había tomado la conducción de Los Pumas enseguida después del fracaso. Tuvo triunfos resonantes – Australia 1987, Francia 1988 – y derrotas que desprestigiaban – Nueva Zelanda 1989, Canadá dos veces en 1990. Apostó a jugadores de experiencia en un principio, pero sobre el fin de su mandato viró hacia la juventud ya que debutaron nueve Pumas entre el Sudamericano del ‘89 y la serie clasificatoria de RWC que finalizó en mayo del ‘90.

Para cuando llegó Inglaterra en junio optó por varios jugadores de más de 30 años. El pie de Hernán Vidou (corrido a wing por su efectividad pateando a los postes) le terminaría dando el triunfo a Los Pumas en el segundo test por 15 a 13. O’Reilly decidió entonces, renunciar al cargo.

Regresó al seleccionado como entrenador Lucho Gradín. Puma del ’65 y entrenador del ’79 al ’81 (lo reemplazó, justamente, O’Reilly), el ex medioscrum encabezó una durísima gira a Gran Bretaña con quince debutantes pero con Hugo Porta, de 39 años, como capitán.

Casi se le gana a Irlanda – un fallo arbitral les robó el partido en el final– pero luego fue paliza contra Inglaterra 51 a 0 y Escocia 49 a 3 en el que salió lesionado y se despidió de Los Pumas tras 20 temporadas el notable Porta. En esa gira debutaron entre otros Fede Mendez, Pedro Sporleder, Germán Llanes, Gonzalo Camardón y Lisandro Arbizu, un poker de jugadores que con mucho sufrimiento buscarían con el tiempo recomponer la imagen Puma.

El ’91 tuvo a los All Blacks como visitantes y su gira de nueve partidos marcó deficiencias en el equipo Puma que unos meses más tarde iría al Mundial. Debutaron en esa serie el rosarino Guillermo del Castillo y los tucumanos Cheto Santamarina y Martín Terán, tres que irían a los dos mundiales siguientes. En esa serie se lesionó las cervicales Vidou; jugando en su puesto favorito de medioscrum y con un prolijo pie sería una ausencia de peso en Rugby World Cup.

La llegada a Gales se hizo, como siempre con ilusiones. No dejaba de ser un plantel sólido aunque de poca experiencia internacional. El Grupo 3 que había tocado – por haber salido segundo en la clasificación americana detrás de Canadá – los ponía frente a Australia, Gales y los desconocidos de Western Samoa.

En una rara tarde cálida de sol en Llanelli el debut mundialista presentaba un equipo argentino con solo tres jugadores con más de 10 caps y en los Diegos, Cash y Cuesta Silva, los únicos sobrevivientes del primer Mundial. Australia no tardó en sumar puntos. David Campese apoyó el primero de dos tries sacándose de encima cinco defensores. Recién a los 20 minutos y perdiendo 10 a 0 Lisandro Arbizu pateó el primero de dos drops. Un segundo try australiano le siguió un try de Terán sobre la bandera derecha después de un kick preciso de Arbizu – sin TMO, los cuatro puntos del try fueron argentinos. Hoy día, como mínimo, la repetición se habría visto más de una vez.

El segundo tiempo marcó lo mismo que el primero – efectividad australiana y falta de cohesión Puma. No obstante esto, y a pesar de los tres tries Wallabies, se vio lo mejor de Argentina en el Mundial. De un scrum que avanzaba, el nueve Gonzalo Camardón pivoteó con el Pera Laborde, fallecido trágicamente este año, y luego hizo una tijera perfecta con Terán para apoyar un fabuloso try. No hubo más en ese claro triunfo del eventual campeón del mundo por 32 a 19.

En la primera fecha Gales había caído contra Western Samoa, una vergüenza nacional para un país tan devoto del dios rugby. En el Cardiff Arms Park (sitio donde hoy está el Millennium Stadium), Los Pumas fueron un poco peor que unos flojos galeses que ganaban 16 a 3 (gracias a la horrible tarde de los pateadores argentinos) cuando sobre el cierre un try de Chita García Simón acortó a 16 a 7 el resultado final.

Quedaba Western Samoa que era, ya para ese momento, la sorpresa del Mundial. Su pasaje a cuartos de final requería de que su tercer partido enel Sardis Road de Pontypridd,  algo que nunca estuvo en duda ya que Los Pumas nunca pudieron con la potencia de los isleños. Nombres como Peter Fatialofa (había jugado en el país con Auckland), Frank Bunce (de quien luego nos enteraríamos que no tenían ni un gramo de samoano en su cuerpo), Brian Lima o Timo Tagaloa y sus furiosos tackles darían para hablar en los siguientes meses en nuestro país, donde se instalaban cualquier tackle violento, alto o potente como un tackle samoano.

Los Pumas nunca hicieron pie en otra inusual tarde de sol, más allá de que el primer tiempo terminó parejo 12 a 15 con dos tries de ellos contra el try de Terán. El segundo tiempo fue todo azul oscuro y los samoanos hicieron todo bien.

Fue una tarde triste para el rugby argentino ya que quedaba claro que el camino debía enderezarse. No que el mensaje lo hayan asumido quienes debían hacerse cargo ya que habría que esperar ocho años más para festejar el segundo triunfo Puma en Rugby World Cup.

El mundo ovalado viraba para un lado y en Argentina el debate iba para el otro. La brecha, palabra tan usado en estos días, se agrandaba.

Terminaba el año del Mundial. El país estaba a días de entrar en la convertibilidad y el que tenía un peso tenía un dólar. Pero esa…esa es otra historia.

Los Pumas en Rugby World Cup 1991

4 de octubre, en Llanelli vs Australia 19 – 32  (2t, 1c, 2d, 1p – 5t, 3c, 2p)
9 de octubre, en Cardiff Arms Park vs Gales 07 – 16  (1t, 1p – 1t, 4p)
14 de octubre, en Pontypridd vs Western Samoa 12 – 35 (1t, 1c, 2p – 6t, 4c, 1p)
Jugados: 3
Perdidos: 3
A favor: 38 (4t, 2c, 2d, 4p)
En contra: 83 (12t, 7c, 7p)

Plantel

Backs: Guillermo del Castillo (Jockey Club, Rosario) y Guillermo Angaut (La Plata RC); Martín Terán (Tucumán RC), Gustavo Jorge (Pucará), Diego Cuesta Silva (SIC); Santiago Mesón (Tucumán RC), Eduardo Laborde (Pucará), Hernán García Simón (Pueyrredón), Matías Allen (CASI); Lisandro Arbizu (Belgrano Athletic), Gonzalo Camardón (Alumni), Agustín Zanoni (Pueyrredón)

Forwards: Mario Carreras (Olivos), Pablo Garretón (Universitario, Tucumán), José Santamarina (Tucumán RC), Francisco Irarrázaval (Newman), Mariano Lombardi (Alumni), Pedro Sporleder (Curupaytí), Germán Llanes (La Plata RC), Pablo Buabse (Los Tarcos); Diego Cash (SIC), Federico Méndez (Mendoza RC), Luis Molina (Tucumán Lawn Tennis), Manuel Aguirre (Alumni), Mariano Bosch (Olivos RC) y Ricardo Le Fort (Tucumán RC).

Capitán: Pablo Garretón        
Mánager: Federico Álvarez Amuchástegui
Asistente del Mánager: José María Rolandi
Entrenador: Luis Gradín
Asistente del Entrenador: Guillermo Lamarca
Médico: Dr. Luis García Yáñez
Fisioterapeuta: Guillermo Jordán
Referí: Efraím Sklar fue el referí argentino en el torneo.
 

Autor: Frankie Deges
Foto: A Pleno Rugby
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.