> 20 de Junio de 1987
Anfitrión, candidato y campeón

En 1987, se realizó el primer Mundial en Nueva Zelanda, y los All Blacks se llevaron la William Webb Ellis luego de superar en la final a Francia por 29 a 9. La Argentina ganó 1 encuentro (con Italia) y perdió los otros dos (con Fiji y Nueva Zelanda).

Nueva Zelanda campeón

El rugby fue, por amplio margen, el último deporte colectivo en organizar su primer campeonato mundial. Diferencias entre las grandes potencias de este deporte demandaron 164 años -desde su creación en 1823-, para tener por primera vez un certamen que convoque a los seleccionados de rugby de ambos hemisferios.

Y fue un acto de justicia que la primera gran cita se realizara en Nueva Zelanda, y con Australia como subsede, ya que ambos fueron los impulsores del Mundial, a pesar de la reticencia de las Home Unions, que se sentían cómodas con el por entonces tradicional Cinco Naciones.

El año elegido fue 1987, debido a que en 1986 y 1990 había mundiales de fútbol, en 1988 los Juegos Olímpicos de Seúl, y en 1989 la gira de los Lions británicos por Australia.

El Board determinó que siete países participaran de forma directa (Nueva Zelanda, Australia, Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda y Francia), mientras que los restantes nueve lo hicieran en calidad de invitados (Argentina, Italia, Canadá, Rumania, Tonga, Japón, Zimbawe y Estados Unidos). El gran ausente fue Sudáfrica, quien estaba excluido por el apartheid que reinaba en sus tierras.

Con todo organizado, sólo faltaba que se le diera el kick off a la gran cita, para que todas las especulaciones le dejaran lugar a las certezas. Y allí los All Blacks, favoritos por naturaleza, calidad de jugadores y localia, no defraudaron a las predicciones.

Ya en la apertura de la Copa del Mundo demostraron todo su poderío con el 70-6 sobre Italia, en el Eden Park de Auckland. Luego apabulló 74-13 a Fiji, y finalmente cerró su grupo ante Los Pumas con un contundente 46-15.

Con figuras como John Kirwan, quien quedará marcado como el autor del mejor try del torneo, tras una corrida de toda la cancha en la que dejó un tendal de más de doce rivales, o Michael Jones, autor del primer try en la historia de los Mundiales.

Además se destacaron: el apertura Grant Fox, goleador del certamen con 126 puntos (25,2 puntos por partido de promedio), y el capitán David Kirk, medio scrum del equipo dirigido por Alex Wyllie, el mismo entrenador que marcaría a fuego la primera historia grande de Los Pumas doce años después.

En cuartos de final no dejó dudas (30-3 ante Escocia), y semi se despachó con facilidad de Gales (49-6), partido en el que se produjo la primera expulsión de la historia en este torneo (al galés Huw Richards).

La final también fue un trámite, con un contundente 29-9 sobre Francia, una de las sorpresas, que en el mejor encuentro del Mundial derrotó 30-24 a Australia en Sydney, con un try del wing Serge Blanco al límite de la campana.

Seguramente Fiji haya sido la mayor revelación, porque no estaba en los planes de nadie para lograr un acceso a los cuartos de final. Pero los Globetrotters del Pacifico Sur se cargaron a cuestas el pensamiento general y dejaron a fuera a Los Pumas, quienes a priori, eran los elegidos. Justamente, el seleccionado dirigido por Héctor Pochola Silva y por Ángel Guastella fue una de las decepciones.

El seleccionado albiceleste apostó a un plan especial de preparación física y llevó un plantel que mezcló jugadores consagrados como Hugo Porta, Eliseo Branca, Fernando Morel, Jorge Allen, Rafael Madero, Diego Cash, con la juventud de Sebastián Salvat, Fabio Gómez, los mellizos Lanza, el Chino Turnes y Diego Cuesta Silva.

Con algunos buenos antecedentes, Los Pumas y el ambiente del rugby en general especulaba de manera optimista con el cruce de cuartos de final, independientemente de las ausencias de Loffreda o Petersen, dos viejos lobos que por su experiencia en batallas, no debieron faltar a la cita.

“La verdad que ese mundial fue una pesadilla para nosotros. El equipo era el mismo que le había ganado a Sudáfrica, que había empatado con Nueva Zelanda y por eso llegábamos con muchas ilusiones. Pero en el primer partido con Fiji nos comimos un cachetazo bárbaro”, recordó el Chapa Branca tiempo después. Una victoria ajustada sobre Italia, y derrotas frente a Fiji y Nueva Zelanda fueron su estadística final.

Finalmente, queda por destacar el trabajo del apertura australiano Michael Lynagh, quien resultó el segundo anotador del mundial, o el del 10 francés, Didier Camberabero, que consiguió apoyar cuatro tries en sus cinco presentaciones. Fuera de ello, el recuerdo de David Kirk alzando el trofeo se propagará con los años; la primera gran cita mundialista se vistió de negro, y estuvo bien.

Autor: Mundial XV
Foto: Archivo
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.