> 23 de Junio de 1995
Bendito tú eres

Chester Williams fue el único jugador de raza negra que integró el plantel de Sudáfrica en 1995. El wing, quien apoyó 4 tries durante el Mundial, fue la imagen que alimentó a la unión de las diferentes etnias tras décadas de apartheid.

Chester Williams en pleno juego

No sólo fue un jugador importante por lo que podía hacer dentro del campo de juego, sino que además, su figura pública lo convirtió en un personaje determinante para hacer de la Copa del Mundo el motivo por el cual se recuperó la unidad entre blancos y negros en Sudáfrica, luego de años de sufrimiento a causa del apartheid.

Conocido como “la Perla Negra” debido a sus actuaciones en sus primeros partidos con los Springboks, Chester Williams saltó a la fama por ser el único jugador negro dentro del plantel de 28 jugadores por Kitch Christie. De hecho, apoyó 13 tries en sus primeros 16 partidos.

Debutó a mediados de noviembre de 1993, cuando los Boks derrotaron 52-23 a Los Pumas en el estadio de Ferro y apoyando uno de las siete conquistas de su equipo. Esa tarde se convirtió en el primer jugador de color en ponerse la camiseta Verde desde Errol Tobias en la década del ‘80. Ya era todo un acontecimiento.

Sin embargo y pese a que recién vio acción a partir del choque de cuartos de final ante Samoa (convirtió 4 tries), debido a una lesión que lo mantuvo afuera de la primera fase, el wing fue el caballito de batalla para Nelson Mandela en su implacable lucha por lograr que diferentes razas se trataran sin distinciones.

Su imagen fue trascendente para que la población africana no viera al rugby como un deporte de blancos y se convirtió en un icono y una inspiración para los jugadores de rugby en las zonas rurales de la República. El posterior título lo convirtió en un nombre familiar y el tercero más reconocido del país detrás del propio Mandela y el capitán Francois Pienaar.

Williams era un definidor de primera clase en la banda izquierda, cuya rica comprensión del juego lo hizo tan confiable en defensa y letal en ataque. Las lesiones de rodilla obstaculizaron su carrera internacional en 1996 y 1997, pero Williams regresó en 1998. Se perdió la Copa del Mundo 1999, pero jugó nueve partidos en 2000. Su último partido fue en la victoria 23-13 sobre Gales en Cardiff a fines de noviembre de esa temporada y se retiró de todas las formas de rugby, un año después. Dejó una marca fuera del deporte, pero sobre todo, como un back potente y completo en ese Mundial. Todo un país agradeció que él esté allí.

Autor: Juan Pablo Zenoni
Foto: IRB
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.