> 12 de Febrero de 2013
Os du Randt, la leyenda Verde

De un porte físico que metía miedo, el pilar se transformó en un ícono del rugby sudafricano al convertirse en el único jugador de su país que logró dos copas del mundo. Mundial XV te revela la historia de este coloso en tierra de forwards.

Os du Randt, una leyenda de las Copas Mundiales.

Quizás no haga falta más que su apodo para sintetizar lo que Jacobus Petrus du Randt representaba dentro de una cancha: “Os”, que en afrikaner significa Buey, un resumen que lo pinta de cuerpo entero. Pura potencia y mucho empuje dentro del campo, y un sentido de la posición que le permitía participar plenamente en ataque.

Nacido el 8 de septiembre de 1972 en el seno de una familia de granjeros en Elliot, el pilar comenzó su carrera en su ciudad natal, para luego continuar en Bloemfontein. Su fuerza y calidad de juego junto a un manejo de la guinda poco habitual en un primera línea, lo llevaron a integrar en los comienzos de los noventa la selección de su provincia de adopción (Orange Free State), en la Currie Cup, equipo en el que debutó en 1991.

Rápidamente su rendimiento deslumbró a Ian Mc Intosh, por ese entonces head coach de los Springboks, ni tampoco para Danie Craven, una eminencia del que sin su aprobación no había validez en el rugby sudafricano. Debutó en el seleccionado Verde ante Los Pumas, el 8 de octubre de 1994 en Port Elizabeth, con triunfo 44-22 para los locales. Desde allí se convirtió en pieza clave del equipo, al punto que fue convocado por Kitch Kristie (Mc Intosh fue despedido previamente por una humillante derrota ante los All Blacks) para la Copa del Mundo de 1995 con tan sólo cuatro Tests.

Bajo el liderazgo del capitán Francois Pienaar, los Springboks se proclamaron campeones del mundo en una verdadera gesta del rugby. Claro que no fue sencillo y en el camino al elixir Os, que disputó cuatro partidos, tuvo una participación fundamental en la semifinal ante Francia. Bajo una lluvia torrencial en el Kings Park, el equipo sobrevivió a una serie de scrums cinco en el final del juego, cortesía de esta montaña de músculos.

Los años siguientes no fueron brillantes para ni Os ni para los Springboks, con pobres resultados en el Tres Naciones y una derrota en la serie con los Bristish Lions en 1997. Al año siguiente no formó parte en ningún partido por una lesión que lo llevaría al abandono temporal del deporte por dos años. Pero regresó a mediados de 1999, jugando cuatro partidos del Tri Nations, asentándose nuevamente como titular y siendo convocado para el Mundial de Gales.

Dirigidos por Nick Mallett, los Boks cayeron en semifinales –finalizaron terceros-, pero Du Randt se mantuvo de pie y fue nombrado por la revista Rugby World como el segundo mejor pilar izquierdo de todos los tiempos. Sin embargo ese galardón fue casi un regalo de despedida, ya que una devastadora lesión de rodilla (rotura de ligamentos) lo obliga a retirarse definitivamente y a ocuparse de su granja y familia con apenas 27 años.

Se apartó un tiempo de la ovalada y de la vorágine de los compromisos del profesionalismo, retomó el contacto con su tierra y las costumbres familiares y se transformó en un buen aficionado. Incluso hasta se declaró feliz, pese a engordar 30 kilos. Hasta que su amigo en el seleccionado Johan Erasmus, que había vuelto a jugar con los Cheethas (y desde 2005 sería su entrenador), lo visitó para convencerlo a que visite un entrenamiento, a probar o a mirar. Y un día volvió, y poco a poco se acercó a su regreso. Dirigió una sesión de forwards, luego se prendió a un entrenamiento y finalmente a una tocata. Nacía su segunda vida en el rugby.

Consiguió la Currie Cup con Cheetahs en 2004 – también jugó en Cats y Bulls-, aunque su llegada al seleccionado aún estaba lejos de ser su anhelo excepto para Jake White –quien en el plantel campeón del mundo de 1995 cumplía la función de analista de video-, que apenas tomó el mando del equipo, lo convenció para que reaparezca. Y así sucedió, luego de casi cinco años sin vestir los tradicionales colores verdes. Tan determinante fue su presencia que con la reincorporación de Ox (en afrikaans), los Boks se adjudicaron el Tri Nations, certamen en el que no daban la vuelta olímpica desde hacía seis temporadas (1998).

Los medios de comunicación lo consideraron demasiado viejo a este hombre que se ausentó durante 46 partidos entre su 39º y 40º cap. Jugó hasta 2006, momento en el que decidió colgar los botines. Tozudo, White volvió a llamarlo para la Copa del Mundo de Francia 2007 pese a estar retirado. Le tenía una fe ciega.
  
Tanto que Du Randt disputó los siete partidos como titular –fue elegido el Man of The Match en la semifinal ante Los Pumas- para levantar nuevamente la William Webb Ellis, la segunda en su haber -es el único sudafricano que posee este logro- y en la historia Bok. Además se convirtió en el segundo pilar del planeta junto al australiano Dan Cowley en consagrarse campeón del mundo en dos oportunidades, aunque Du Randt fue titular en ambas finales.

Fueron 80 Tests en el seleccionado -cinco tries-, retirándose como el forward con más partidos en la historia de los Springboks (un récord que luego fue superado por John Smit y Victor Matfield). Regresó al deporte para la temporada de la Copa Currie 2009, como entrenador de scrum de Cheetahs. En 2010 y en el período previo a la Copa del Mundo de Rugby 2011 asumió la misma posición con los Springboks.

Su compañero de equipo, CJ van der Linde dijo: "Os es una leyenda en el rugby sudafricano. Aun los niños pequeños saben quién es. Su nombre será mencionado por muchos años todavía". Él, por su parte, recordó: "Cuando regresé al rugby en 2003 nunca pensé que me pondría la camiseta Springbok de nuevo”. Pero lo hizo. Y se convirtió en una leyenda viviente.

Autor: Juan Pablo Zenoni
Foto: South African Rugby Union
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.