> 19 de Enero de 2013
Jonny Wilkinson, el Golden Boy inglés

De zurda prodigiosa y una derecha mucho más que eficiente, Jonny Wilkinson se convirtió a través de sus patadas en el gran ídolo del rugby de Inglaterra, a la que llevó a la cima del mundo en Australia 2003. Conocé su historia en Mundial XV.

Wilkinson es el dueño del récord de puntos en la historia de los Mundiales.

¿Qué mira Jonny Wilkinson cuando antes de patear levanta la vista después de inclinar su cuerpo y echar sus brazos hacia adelante? A una supuesta chica linda que está tomando una bebida justo en el medio de los palos. Él mismo relató alguna vez su técnica para transformarse en el mejor pateador del mundo: "Hace unos cinco años yo no andaba bien con mis patadas. Fue entonces cuando mi entrenador me recomendó que hiciera de cuenta que en la tribuna, en ese lugar, había una chica mirándome. Lo practiqué y empezó a salir bien", comento el apertura durante el Mundial de Australia 2003, el mismo que lo catapultó como el “Maradona del rugby” por sus excelsa pegada con cualquiera de sus piernas.

Pero este ídolo inglés es mucho más que un extraordinario pateador. Uno de los aperturas más completos de todos los tiempos, Wilko juega, hace jugar, es impasable en defensa y maneja los tiempos del equipo en donde esté. Nacido el 25 de mayo de 1979 en Surrey, Jonathan Peter Wilkinson (así es su verdadero nombre), creció en Cheltenham y comenzó a jugar rugby a los cuatro años. De familia relacionada con la guinda -su padre Phil y su hermano Mark también compitieron en este deporte-, jugó primero para el Alton RFC –club de su padre- y luego para el Farnham RFC. Comenzó su educación en la Weybourne Infants School de Farnham, asistiendo también a Pierrepont en Frensham, pero fue en el Lord Wandsworth College donde se estableció definitivamente, al punto de llevar al equipo a las semifinales de la competencia nacional escolar del Daily Mail de 1996. Además practicó también cricket y tenis, deportes que abandonaría cuando se decidió por el rugby.

El reconocimiento a escala nacional le llegó a los dieciséis años, cuando fue seleccionado para Inglaterra M-16. Y adquirió más prestigio aún en 1997, como parte de la gira de M-18 por Australia, cuando marcó 94 puntos en sólo cinco partidos. Steve Bates, entrenador de Wilkinson en la escuela, lo llevó al equipo que dirigía, los Newcastle Falcons. Después de finalizar la escuela en el verano de 1997, Jonny difirió sus estudios en la Universidad de Durham por un año para probarse en el rugby profesional. Su primera temporada fue tan exitosa que aparte de un curso de psicología del deporte que tomó en 1999, sus estudios universitarios continúan suspendidos catorce años después.

Comenzó su carrera en los Halcones jugando como número primer centro, compitiendo por un lugar con veteranos internacionales Inga Tuigamala y Alan Tait. Debutó el 27 de diciembre de 1997, reemplazando a Tait en la goleada 50-8 sobre Bristol Shoguns, como visitante. Y rápidamente se convirtió en estrella de un equipo que ganaría el título de la Premiership inglesa de 1997/98, el único de su historia. Para marzo de 1998 ya integraba la selección mayor inglesa, en la que debutó reemplazando a Mike Catt frente a Irlanda, en un encuentro del viejo Cinco Naciones jugado en Twickenham, el 4 de abril de 1998, siendo el segundo más joven de la historia en hacer sus primeras armas con la Rosa, detrás de Colin Laird.

Pero su momento de gloria máximo llegó en 2003. Casualidad o no, el 9 de noviembre de 2002 la descosió ante Nueva Zelanda en el triunfo 31-28 en Twickenham, anotando 22 puntos con un “full house” (1 try, dos conversiones, tres penales y un drop). Un lindo preámbulo. Ya en el año de su cúspide deportiva, colabora con 77 puntos para que su seleccionado consiga el Grand Slam en el Seis Naciones primero (también festejó en las ediciones del 2000, 2001 y 2011), y luego con 15 y 10 puntos en las primeras victorias como visitante de la Rosa sobre los All Blacks (15-13) y los Wallabies (25-14) en la historia.

Faltaba la frutilla del postre, esa que llegó en la Copa del Mundo y tuvo su elixir a un minuto del final del segundo tiempo suplementario, cuando su drop de derecha decretó el 20-17 final y el título para Inglaterra ante Australia, en su propia casa. Y además fue el goleador del Mundial con 113 puntos, producto de 23 penales, 8 drops (tres de derecha y cinco de zurda) y 10 conversiones. Así el astro inglés le peleó el cartel de máximo ídolo del país donde se inventaron el fútbol y el rugby a David Beckham, aunque Wilkinson cultiva un perfil mucho más bajo, al estilo Michael Owen.

Antes de su momento de gloria, el año 2003, Wilkinson y Beckham protagonizaron un famoso comercial de Adidas en el que ambos aparecían pegándole a la redonda y a la ovalada. Con la de fútbol, el 10 de la Rosa colocaba todos los tiros en el ángulo. Y pese a que la indumentaria que vestía al seleccionado de Clive Woodward era Nike, Adidas le pagó 1.500.000 dólares por haber obtenido la William Webb Ellis. Incluso la mayoría de los ingleses pidieron que la Reina le diera el título de "Sir Jonny", mientras al mismo tiempo recibía una oferta supermillonaria para ir de pateador al fútbol americano.

Después de aquella noche memorable en Sydney, la carrera de Wilkinson fue asolada por las lesiones. Problemas de ligamentos de la rodilla, el brazo, el hombro y el riñón lo alejaron del seleccionado durante 1169 días. Anunció su retiro del rugby internacional el 12 de diciembre de 2011, tras disputar su cuarta Copa del Mundo. "Decirme que jugué cuatro Mundiales, hice dos giras con los British & Irish Lions y tuve 91 partidos internacionales, con una cantidad ínfima de lesiones, me da la sensación de haber cumplido. Pero me conozco lo suficiente como para decir que nunca estaré del todo satisfecho", declaró Wilko tras el anuncio. Exigencia pura.

Fuera de las canchas también tuvo sus partidos. Realizó dos películas ("Jonny Wilkinson: The Perfect 10" y "Jonny Wilkinson, The True History”) y escribió cuatro libros. "Leones y Halcones: Mi Diario de un año extraordinario", lanzado en 2001, fue el primero. "My World", el segundo, estaba centrado en su experiencia de la Copa Mundial de 2003. En 2005 lanzó "Cómo jugar rugby a mi manera", en gran parte un manual de entrenamiento e instrucción, con consejos y técnicas para jugar al rugby. También incluía pequeñas ideas a la vida familiar de Wilkinson y de las relaciones que han permitido su forma de tocar el rugby a florecer. Y "Tackling Life”, que fue lanzado en 2008, que se centra en la forma en que su aspecto en vida cambió después de sus lesiones y cómo los superó.

Máximo goleador en la historia de Newcastle, con 1489 puntos, Wilkinson, en Toulon desde 2009, tiene varios logros en su perfil. Llegó a ser el máximo anotador en el Seis Naciones, con 546 –fue superado por el irlandés Ronan O’Gara, con 551-, lo mismo que en Tests Internacionales, con 1179, superando al galés Neil Jenkins –hoy ese récord lo ostenta Dan Carter, con 1385-. Y además posee el récord de puntos en la historia de los Mundiales, con 277, y es el único jugador en anotar en dos finales de Copa del Mundo. Sin embargo aún se extraña esa zurda mágica.

Autor: Juan Pablo Zenoni
Foto: MundialXV - Biography J Wilkinson
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.