> 31 de Diciembre de 2019
“Es un orgullo ser Puma”

Julio Farías Cabello recordó su etapa en el seleccionado argentino y aseguró que, después de la RWC 2011, se empezó "a entender un poco más el rugby internacional". Además, habló de su relación con Daniel Hourcade y contó quién es para él el mejor jugador de la historia. 

La historia de Farías Cabello va a contramano de lo que fue el rugby argentino en la última década. El tucumano estaba jugando para el Rouen francés cuando comenzó el sistema de Alto Rendimiento y se acopló a los 31 años a Pampas XV.
 
En 2010, el forward hizo su debut en Los Pumas, con Santiago Phelan como head coach, y cumplió el sueño de muchos: disputar un Mundial. El de Nueva Zelanda, en 2011, apoyando hace un recordado try a los All Blacks en cuartos de final.
 
"Era un pack importante. Los años siguientes empezamos a entender un poco más el rugby internacional, ese Mundial (2011) carecíamos de algunas herramientas, los jugadores no tocaron su techo para lo que podríamos haber hecho", dijo.
 
"Es un orgullo. No sé hasta cuándo se es Puma. Yo fui Puma, hoy soy padre, novio, amigo. No sé si es para toda la vida, queda en uno nada más", remarcó en diálogo con el periodista Javier Albarracín.
 
La historia de Farías con Los Pumas se termina en noviembre de 2013, con la llegada de Daniel Hourcade, con quien había compartido equipo en Europa y quien lo llevó a Pampas. ¿Qué pasó? El tucumano se involucró en la disputa que tuvo el coach con Patricio Albacete y no volvió a ser convocado.
 
"Son cosas que quedan entre nosotros, lo hablamos y cada uno tomó partida por lo que sentía en ese momento y lo que sucedió y los lazos que tenía con cada uno. Respeto, pero no comparto. Me tocó estar ahí y hago mucho hincapié en mis principios y valores, por eso hice lo que tuve que hacer", dijo.
 
Sin embargo, reconoció el trabajo de Huevo: "el no coincidía con el rugby de tucuman que uno estaba acostumbrado a ver durante muchos años. Hace un juego integral, es especialista en juego general, en lanzamientos y demás. Es un distinto, un gran entrenador, rugbísticamente es muy explícito, es una persona clara, muy apasionado y estudioso de esto. Sabe elegir a los jugadores en cada lugar. Demostró la capacidad que tiene. En todos los equipos puso su distintivo del juego".
 
En tanto, Farías destacó a quien fue para él -y para muchos más- el mejor jugador de la historia: Richie McCaw, el emblemático capitán que ganó dos mundiales con los All Blacks y ostenta, con 148 partidos, el récord de presencias en el plano internacional.
 
"Es el mejor jugador que me tocó ver y creo que el mejor que hubo en la historia. Lo que generaba a su alrededor era impresionante. La visión que tenía del juego, el liderazgo, lo que contagiaba y lo que hacía que otros hagan era impresionante. Hacía que su equipo rindiera el 150%. Hacía que su compañero sea mejor, no se equivocaba, miraba el juego constantemente, tenía una velocidad mental tremenda", relató.  
 
Autor: Mundial XV
Foto: UAR
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.