> 24 de Abril de 2019
La otra apuesta parisina

Matías Salvatierra, medio scrum rosarino, juega en las inferiores de Stade Francais y es otra de las promesas que tiene el rugby argentino a futuro. Su llegada a París, el deseo de triunfar con la celeste y blanca y la ilusión de formar una sociedad con Nicolás Sánchez: "lo sueño todas las noches que voy a dormir". 

Los flashes de París enfocan a Nicolás Sánchez como una de las grandes figuras del equipo. Asoma también la presencia de Ramiro Herrera y, dentro de unos meses, acompañará otro nombre de peso como Pablo Matera. Stade Francais apuesta por los argentinos, pero no sólo por los consagrados.
 
Allí, en la capital francesa, otro que luce la coqueta indumentaria rosa es Matías Salvatierra, pero lo hace en los Espoirs, que en francés quiere decir "esperanza", la división reservada para aquellos talentos con 23 años o menos que aguardan una chance en el primer equipo.
 
Salvatierra, con 19 recién cumplidos, llegó en julio del año pasado luego de llamar la atención de quien se convertiría poco tiempo más tarde en el head coach de Stade Francais durante una gira por Sudáfrica: Heyneke Meyer. El ex entrenador de los Springboks vio al medio scrum en una gira con Los Pumitas y quedó encantado.
 
"Nos fue muy bien en esa gira y me había ido muy bien también en lo personal. Llegué a Rosario, un día lo llaman a mi viejo porque Heyneke lo entrenó a Ayerza, que conocía a Ninja Todeschini (histórico de Plaza) y así llegaron a contactarme", explicó Salvatierra, con edad para estar con Los Pumitas en el Mundial M20 del año que viene.
 
¿Qué te genera que un entrenador tan importante, que dirigió a los Springboks, haya visto condiciones en vos como para llamarte?
 
No pensé mucho en Heyneke Meyer, sino en el club. Es el que conocés de chiquito, el de la camiseta rosa. Fueron muy fuertes como club, jugaron todos Los Pumas casi, era mi equipo favorito de chico y todo lo que significaba para mí fue muy fuerte, me movió la cabeza.
 
¿Y cómo es para vos estar en un club como este que empezó ahora a traer figuras, que tiene un proyecto y busca volver a pelear arriba?
 
Justo este fue un año de transición, es la primera temporada en la que empezó este proceso y está todo empezando a embarcarse en el camino correcto. Para la temporada que viene va a ser cuando explote más todavía. El equipo se está conociendo, hay varios jugadores nuevos. A nosotros (la reserva) el año que viene nos llega casi un equipo completo también. Va a haber mucha más competencia y va a estar mucho más lindo.
 
¿Con qué rugby te encontraste allá?
 
Me costó mucho adaptarme al juego de acá. Es demasiado estructurado a lo que estaba acostumbrado, en el sur es más dinámico y tratar de jugar con la pelota. Acá es más táctico y estratégico, está todo preestablecido y en su momento no me gustaba y tampoco se me hizo fácil adaptarme. Después te vas llevando mejor con el sistema y lo vas entendiendo mejor, pero es un rugby muy distinto al que se juega en Argentina o el hemisferio sur.
 
¿Pudiste tener contacto con Herrera y Sánchez?
 
Sí, entrené varias veces con el equipo de Primera y con el Cumpa antes que llegue Nico. Nos hemos juntado a comer, me han invitado a la casa.
 
Supongo que en tu puesto imaginás algún día una sociedad con Sánchez... 
 
Lo sueño todas las noches que voy a dormir, sería algo único. Es el jugador más fuerte que tenemos en Argentina desde mi punto de vista.
 
¿Te ilusiona volver a estar en Los Pumitas y tener la posibilidad de jugar un Mundial?
 
Totalmente, sería un sueño representar a mi país, es lo máximo que le puede pasar a un jugador. Me encantaría.
 
¿Y tu idea es desarrollar tu carrera allá o abrís la puerta a estar en el sistema de la UAR si es que te lo proponen?
 
Me re interesaría, pero eso está muy lejos ahora. Primero tengo que dar el salto acá si quiero llegar a ese nivel, ir paso a paso. No miro mucho hacia adelante porque tengo contrato por dos años más y todavía me estoy asentando acá. Estuve una gran parte del año lesionado, quiero estar acá y ver paso a paso qué va surgiendo.
 
Muchos jugadores eligen ganar en calidad de vida en Europa por el hecho de no estar viajando todo el tiempo...
 
En ese caso yo estoy más solo de lo que estaría en Jaguares, yo acá no tengo familia, no tengo nada. Por ahí eso es para los jugadores más grandes que tienen hijos y se vienen para estar más tiempos con ellos. Si fuese Jaguares o una franquicia argentina hay un mes que venís y te vas, pero acá yo veo a mi familia cada seis meses.
 
¿Y cómo es eso para un pibe de 19 años?
 
Los primeros seis meses se me hicieron muy duros por el cambio de cultura, un idioma y un grupo nuevo. Pero le puse mucho huevo, sabía a lo que venía, tenía el objetivo bien claro. Mis amigos me llaman, hacemos video llamadas, de vez en cuando tenés argentinos que te vienen a visitar. Lo vas llevando y te vas haciendo nuevos amigos. 
 
Cubelli, Bertranou, Landajo, Ezcurra... ¿Cómo verías esa pelea en tu puesto?
 
Están todos bien establecidos y Ezcurra siempre que entra está bien. Pero va a haber un recambio. Landajo después del Mundial se va a Inglaterra y después habrá que pelearla si uno quiere ganarse el puesto ahí. Es complicado jugar, pero el sueño está intacto.
 
Por estilo, ¿tenés algún favorito?
 
Me gusta mucho Bertranou. Desde su primeros partidos en Los Pumas me gustó porque le da mucha dinámica, tiene juego y es atrevido. Me siento más identificado con él. 
Autor: Christian Gómez Csher
Foto: Instagram
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.